22 de mayo de 2006

Buscando inteligencia extraterrestre. O terrestre.

Ya que estamos metidos en hipótesis, me dice Mistermaguf en un comentario a la entrada anterior que

Ahora me gustaría que publiques un ejemplo teórico de qué tipo de pruebas habría que presentar para tratar de pasar como perteneciente al SETI, por ejemplo.

Digo esto sin ánimo de pretender pasar el caso como real, sino por si algún día se me ocurriera inflar un poco mi currículum.


Hombre, en primer lugar mi consejo sería que no lo hicieran ni Mistermaguf ni nadie, porque es bastante peligroso. Imaginemos, por ejemplo, que alguien tuviera la ocurrencia de decir que ha colaborado con la BBC, y llega algún malvado y pregunta a la BBC, con el resultado de que le dicen que no tienen ni pajolera idea de quién es ese individuo. El pobrecillo quedaría bastante en evidencia, ¿no?

Pero la pregunta de Mistermaguf es qué tipo de pruebas habría que presentar en caso de que se liase la manta a la cabeza y soltase lo del SETI.

Bueno, para empezar habría que aclarar las cosas. Al decir "perteneciente al SETI" hay que dejar claro si uno se refiere al SETI Institute o bien habla del "SETI Institute de la NASA". El SETI Institute es un organismo privado que estudia la posibilidad de que exista vida inteligente extraterrestre; el "SETI Institute de la NASA, en cambio, no estudia nada porque tal cosa no existe.

Aclarado esto, digamos que la forma de acreditar si uno pertenece al SETI Institute es relativamente sencilla. Bastaría una certificación del Secretario del SETI Institute, una credencial... en fin, cualquier documento oficial del organismo.

Porque lo que no serviría de nada es algún papelote de otro tipo. Por ejemplo, puede que a algún despistado se le ocurriera presentar como "prueba" alguna etiqueta del sobre en el que le mandaban la revista "SETI News". Digo "puede" porque estoy, recordemos, hablando en hipótesis, pero para ayudar en la comprensión del ejemplo podemos imaginar que la etiqueta en cuestión sería algo tal que así:



Bonito, ¿verdad? Pero perfectamente inútil como prueba.

Vamos por partes. "SETI News" era, en efecto, un boletín editado por el SETI Institute. Y digo "era" porque ya no existe: en la actualidad se publica "Explorer", que es más o menos lo mismo pero más mono.

Pero lo importante es que no se trataba de una publicación reservada a los miembros del SETI Institute ni nada por el estilo. Era simplemente una revista editada por el SETI Institute y distribuida a todo el que se suscribiera a la misma, perteneciera o no a él.

Vamos, es como ocurre con "Pensar", la revista que edita el CSICOP y que distribuyen tanto el propio CSICOP como Círculo Escéptico. El hecho de estar suscrito a "Pensar" no acredita que uno sea miembro de Círculo Escéptico, porque uno puede ser un simple suscriptor. ¿O alguien se cree que por el hecho de suscribirse a "El Mundo" (por citar un periódico que, por supuesto, no tiene nada que ver con nuestra hipótesis de trabajo) uno se convierte automáticamente en socio de Pedro J. Ramírez?

Máxime cuando, como podemos comprobar, la etiqueta de envío no indica ningún número de socio o referencia similar, como suelen hacer las asociaciones norteamericanas. Es, simplemente, el envío que se hace a alguien que ha pagado para que le envíen la revista. Punto.

Claro que puede haber quien sí lo crea. O, mejor dicho, quien crea que así lo puede hacer creer. Pero claro, luego resulta que va el mismo malvado de antes, pregunta al SETI Institute, y allí también le dicen que nunca han oído hablar de ese señor.

Y al final, el que infla de tal modo su currículum se arriesga a que le digan públicamente que es un mentiroso y no le quedará más remedio que aguantarse, porque es él solito quien se las ha apañado para quedar en evidencia. ¿No les parece?

5 comentarios:

  1. Mistermaguf13:56

    Muchas gracias, estimado Yamato, por atender mi consulta profesional.
    Tendré que tener cuidado entonces, ya que veo que presentar ante un juzgado un sobre que me mandó Hacienda a mi nombre para certificar mi calidad de Ministro de Trabajo puede complicarse.

    Ahora bien, y sin ánimo de abusar de su amable consulta, me gustaría plantearle ahora una segunda pregunta, dejando claro que hablamos siempre de casos absolutamente hipotéticos:

    Dice el art. 396 del Código Penal (DE LA FALSIFICACION DE DOCUMENTOS PRIVADOS.
    Artículo 395.)

    "El que, para perjudicar a otro, cometiere en documento privado alguna de las falsedades previstas en los tres primeros números del apartado 1 del artículo 390, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años."

    Yo no sé si este tipo de penas es acumublable, pero el el imaginario caso de que algún hipotético impresentable incurriera reiteradamente en tal figura en el marco de un juicio, ¿no llegaríamos pronto a la cadena perpetua?

    El señor no quiera, por supuesto, que algo así ocurriese.

    Atentísimo de su disposición, Mistermaguf

    ResponderEliminar
  2. Anónimo15:41

    Hombre, tampoco hay que pasarse de la raya; estas cosas hay que interpretarlas con cierta flexibilidad, porque no todos somos diligentes a la hora de guardar y conservar documentación; yo, por ejemplo, que asistí a la guardería con Napoleón I no he conservado ni una sola factura, pero ello no autoriza a nadie a no creerse algo tan evidente. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo16:10

    Yo creo, anónimo, que con presentar un foto en la que se viera a tí y a Napoleon I juntos de niños sería suficiente.
    Digo, por si hubiera alguna duda de algo tan evidente, pero es que hay jueces que le buscan la quinta pata al gato.

    ResponderEliminar
  4. Pedro Gimeno0:28

    Supongo que es hora de comenzar el proyecto S.T.I.

    -- Pedro Gimeno

    ResponderEliminar
  5. Porque lo que no serviría de nada es algún papelote de otro tipo. Por ejemplo, puede que a algún despistado se le ocurriera presentar como "prueba" alguna etiqueta del sobre en el que le mandaban la revista "SETI News".

    Incluso puede que fuera la etiqueta del sobre en el que le denegaban el ingreso, o en el que lo expulsaban, o en el que le pedían que pagara de una vez... o incluso puede ser la etiqueta del sobre de un amigo retocada teleplásticamente.... Curiosamente, puede ser mil cosas menos una prueba. ¿Existen cursos de licenciatura en derecho parapsicológico organizados por alguna sociedad de himbestigadores con prestigio internacional y expedidos por la Universidad Internacional de Cambridge, por supuesto con apostilla de La Haya? Si no es así, no me explico muchas cosas...

    ResponderEliminar