27 de septiembre de 2005

Una piedra en el camino...

Bueno, no fue una piedra, sino unas cuantas.

Y no estaban en el camino, sino en mi vesícula.

Y no me enseñaron que mi destino era rodar y rodar, sino que me dejaron unos días en la cuneta (¡y sin EstelCon, ay!).

Pero ya estoy aquí de nuevo.

3 comentarios:

  1. Esperemos que tengas una buena y pronta recuperación.

    Un saludo. Jose Brox

    ResponderEliminar
  2. En eso estamos, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Ánimo Yam, que eso está ya superado.

    Bienhallado de nuevo.

    ResponderEliminar