10 de octubre de 2005

El extraño caso de la demanda aparecida (5. Un atajo hacia los hongos)

Nos cuenta el Hecho QUINTO

de la demanda que

Al siguiente día, 30 de noviembre de 2004, Don Javier Canavilles publica tres nuevos artículos ofensivos en el noticiero titulados "AMOROS DA MARCHA ATRÁS Y AHORA DICE QUE LAS CARAS DE BELMEZ SON HONGOS", "LA ALCALDESA DA LA CARA, EL SEIP SE ESCONDE" y "HABLEMOS DE LA SEIP Y SUS MIEMBROS".


La demanda dice que se trata de

Tres informaciones en la misma sintonía vejatoria para con Don Pedro Amorós Sogorb que las seis anteriores.


Bueno, si la sintonía vejatoria es la misma que hemos visto hasta ahora, podrían haberse ahorrado esta parte de la demanda, ¿no? Pero hubiese sido una pena, porque nos hubiésemos perdido una de las partes más divertidas de todo este follón. Bueno, más divertidas y más, ejem, sabrosas. Sigue diciendo la demanda que

En esta nueva entrega agresora pone de relieve su autor, entre las múltiples alusiones injuriosas, que mi representado se retracta en sus afirmaciones en un medio de comunicación la madrugada del 28 al 29 de diciembre de 2005, para promocionar el turismo en la zona y verse, por ende, satisfecho económicamente por ello.

No sé a ustedes, pero a mí me da la impresión de que se han hecho un lío monumental con los artículos y, evidentemente, con las fechas. Porque vamos a ver, ¿cómo podría Cavanilles que Amorós se retractaba en sus afirmaciones en un medio de comunicación la madrugada del 28 al 29 de diciembre de 2005 más de un año antes de esa fecha?

Por supuesto, entra dentro de lo posible que Amorós se retracte de lo que vaya a decir esa noche en algún medio de comunicación. Es más: con la trayectoria de contradicciones que lleva el pobre, me atrevería a decir que es casi seguro. Pero dudo mucho que Cavanilles hiciese semejante ejercicio mental de adivinación del futuro allá por noviembre del año pasado. Y digo "ejercicio mental" porque, desde luego, en ninguno de los artículos menciona esa fecha o alguna que se le parezca.

Tampoco es cierto que Cavanilles pusiera en boca de Amorós ni una palabra sobre promocionar el turismo en la zona y verse, por ende, satisfecho económicamente por ello. Quien habló -y, por cierto, también se contradijo- sobre el turismo en la zona fue la alcaldesa de Bélmez. Y en ninguno de los artículos se dice que Amorós vaya a lucrarse con el incremento turístico ni nada que se le parezca. Supongo que lo han puesto en la demanda porque es una conclusión lógica cuando uno analiza todo este asunto, pero desde luego quien lo ha puesto en negro sobre blanco es el Letrado de Amorós, no Javier Cavanilles.

De hecho, en lo único que acierta -más o menos- la demanda en este punto es que sí que hay una "retractación" de Amorós: después de contarnos con pelos y señales el origen teleplástico y paranormal de las "Caras" (como se puede comprobar siguiendo las referencias que se citan en el primero de los artículos, va y nos sale con que a lo mejor las Caras están formadas por hongos.

Una afirmación sorprendente, por mucho que diga la demanda que

Dicha divulgación deviene en tergiversación tras acudir a los Informes Técnicos que se aportan como DOCUMENTOS N° 17, N° 18 y N° 19 respectivamente, donde se apunta la posibilidad que los fenómenos estudiados pudieran ser hongos una semana antes de la reconsideración mencionada por Don Javier Canavilles. Dictamen que se hizo público como los demás aspectos de las investigaciones.


Porque vamos a ver: ¿alguien recuerda realmente haber visto semejantes "Informes Técnicos" (con perdón) antes de que estallara el escándalo?

Y si no lo recuerdan no será desde luego por un fallo de memoria, porque los "Informes" son de los que no se olvidan fácilmente.

En fin... Agárrense fuerte al sillón, que vamos con ellos.

Para empezar, advierto que no voy a hablar de tres "Informes", sino de seis o siete. Por un motivo muy simple: la demanda dice que son tres, y que se aportan como documentos números 17, 18 y 19, pero sólo se ha señalado la primera de las páginas como "Doc. n.º 17", sin marcar los números 18 y 19. Supongo que será porque al Letrado de Amorós le pasa lo mismo que a mí: que la presentación de los documentos es tan... bueno, tan impresentable, que resulta imposible adivinar dónde termina uno y dónde empieza otro. Si han visto ustedes alguna vez un informe técnico de verdad sabrán que las hojas se numeran y marcan una por una, los apartados están bien definidos, contienen un índice, se indica claramente la identidad y titulación de los técnicos que los han elaborado... Éstos, en cambio, por no tener no tienen ni siquiera fecha. Eso no quiere decir que no sean adecuados al tema de que tratan: al fin y al cabo, si el "misterio" de las Caras de Bélmez ha demostrado ser de una cutrez insuperable, es lógico que los "Informes" estén a la misma altura. Y, créanme, lo han conseguido plenamente.

De modo que supondremos que el primer "Informe" es lo que consta en las páginas primera y segunda. Más que nada, porque antes de la primera página no hay nada, y al final de la segunda pone "Rafa Fdez M", que suponemos será la abreviatura del nombre del autor y que, por lo tanto, parece que indica el final del informe. Lamentablemente esa especie de firma no dice más, de modo que nos quedamos sin saber si la titulación que pueda tener el tal Rafa Fdez M nos permite suponer que de verdad sabe de qué está hablando. El texto, desde luego, no nos lo permite.

El informe se titula "Experimentación en suelo de cemento con agua y aceite", y constituye un buen ejemplo de lo que no es un Informe Técnico. En su lugar, se trata de que un señor nos cuenta que ha dibujado con agua y aceite unas caras en el suelo del garaje de su casa, y que desaparecen al cabo de pocas horas. Nada más: ni descripción de la hipótesis, ni protocolo, ni controles, ni gaitas en vinagre. De modo que no podemos averiguar qué es lo que ha hecho mal el tal Rafa Fdez M para que sus caritas se borren enseguida, y en cambio las que dibujan Paco Máñez o Gerardo García-Trío duren muchísimo más. A saber qué aceite ha puesto el tal Rafa Fdez M.

Tras esta deslumbrante muestra de precisión a la hora de diseñar y seguir un protocolo experimental, nos encontramos con una hojita suelta que consideraremos como "segundo Informe". Se titula "Procesos para eliminar algún tipo de fraude", y por el estilo parece una continuación del anterior, pero no podemos estar seguros puesto que en esta ocasión no consta quién lo ha perpetrado. A pesar de su título, el papelito no trata sobre la prevención de la comisión de fraudes en el pintado de las Caras, sino que a través de seis apartados (bautizados como "supuestos") nos ilustra sobre las distintas formas de borrar Caras, dependiendo del material con que se hayan pintado.

El documento muestra en primer lugar que el autor está muy puesto sobre el uso de distintos métodos de limpieza, que van desde el uso de simple agua corriente hasta el empleo de un soplete (de verdad, lo pone), pero sobre todo nos indica que jamás ha tenido que limpiar una de esas manchas recalcitrantes que aparecen en las casas.

Pero, aparte de esto, el documento nos indica sobre todo que el presunto "técnico" está escribiendo de cara a la galería. En realidad, el procedimiento mediante el que se hayan pintado las Caras no nos dice mucho acerca de un fraude: es evidente que están allí y que, por tanto, están pintadas con algo. Y si los fantasmas pueden pintar caras con agua del subsuelo, como afirma Pedro Amorós, o bien con hongos, como también afirma, esteee, Pedro Amorós, ¿por qué no pueden hacerlo con pintura, con hollín y vinagre, con aceite o con orina? La verdad, ya puestos a imaginar que alguna entidad, espíritu, "energía" o lo que sea se está entreteniendo en dibujar caritas en el suelo, ¿por qué no puede emplear témpera, pintura acrílica, acuarela o "gouache"?

Si de verdad se quisiera "eliminar el fraude", no hay nada más fácil: que sometan la casa a una vigilancia permantente. Si las caras están pintadas con agua y aceite y de verdad se borran a las 22 ó 24 horas de pintarlas, como decía el otro "Informe", al sinvergüenza de turno le basta con repasarlas una o dos veces al día para que se conserven tan lustrosas y tan horriblemente dibujadas como siempre. Y, en cualquier caso, si hay un fraude es que alguien las pinta con el método que sea. Así que, evidentemente, bastaría con colocar un par de webcams que enfoquen permanentemente las zonas donde aparecen Caras para evitar de verdad esa posible vía de fraude. Pero claro, hacer "Informes" de parvulario y decir tonterías con apariencia pseudocientífica queda mucho más chulo, y permite crear la apariencia de que de verdad se está estudiando el fenómeno sin arriesgarse a que realmente se descubra un fraude y se hunda todo el tinglado. En fin...

Después del papelito de los quitamanchas, un oportuno cambio de tipo de letra nos permite distinguir un tercer "Informe", titulado nada menos que "informe técnico de formación de moho u hongos en el cemento". La cosa ésta, que consta de dos páginas, también ha sido perpetrada de forma anónima.

Este es, por fin, el informe en el que se habla de los hongos. Y claro, uno tiene la tentación de comprobar si en efecto es anterior a la rectificación de Pedro Amorós, como decía la demanda. Yo no recuerdo haberlo visto en la página de la SEIP cuando funcionaba (¿pero de verdad nadie conoce a algún ingeniero informático que le eche una mano a esta gente?), pero por suerte siempre podemos echar mano de Google a ver si encontramos alguna referencia anterior.

Así que dicho y hecho. Tecleamos, por ejemplo, la primera frase del informe:

Los hongos se encuentran en una variedad de formas y tamaños.


la buscamos en Google, y voilá, ¡sí que aparece!

Sólo que no aparece en ninguna parte de la web de la SEIP, sino en una página titulada "Los hongos", cuyo contenido, por lo que parece, está dirigido especialmente a los niños.

De hecho, hemos repetido la prueba con la primera frase de cada párrafo del informe, y el Google, obediente, nos ha remitido cada vez a esa página, o a otra (muy bonita y con muchos dibujitos) llamada "Procesos biológicos", o a la mismísima Enciclopedia Encarta. Todo muy didáctico y educativo, y especialmente apropiado si tiene usted niños en casa.

Pero el Google no lo puede todo, y hay que reconocer que nos ha fallado en algunos párrafos. Por ejemplo, la frase que dice

La mayoría de los hongos se reproducen por esporas depositadas en el cemento, diminutas partículas de protoplasma rodeado de pared celular.


Se nos resistía hasta que finalmente descubrimos que lo que dice Encarta es que

La mayoría de los hongos se reproducen por esporas, diminutas partículas de protoplasma rodeado de pared celular.


Lo de "depositadas en el cemento" es un añadido, igual que este párrafo, tomado de "Los hongos" pero añadiendo las palabras que destacamos en cursiva:

Los hongos absorben nutrientes de la materia orgánica viva o muerta (plantas, animales) sobre la cual crecen. Simplemente absorben a través de su pared celular nutrientes que se disuelven fácilmente, como son los azúcares, o secretan enzimas que rompen los nutrientes más complejos en formas sencillas para poderlas absorber. La porosidad del cemento favorece el deposito (sic) de las materias orgánicas.

A partir de ahí, una vez metido con calzador lo del cemento, entra en juego la imaginación del autor, que nos obsequia por fin con un par de frases originales seguidas:

Peróxido de hidrogeno y el nitrógeno de sales minerales favorece el crecimiento y proliferación de los hongos en el cemento. Otros agentes como grasas, aceites y levaduras son un importante aporte para su desarrollo y crecimiento(sin olvidar la hidratación).

Ejemplo: en los suelos y paredes donde se depositan materias orgánicas(grasas, levaduras, etc...) cocinas, despensas y similares.


Lo malo es que la cosa no termina de cuadrar. ¿El peróxido de hidrógeno favorece el crecimiento y proliferación de los hongos en el cemento? ¿De verdad?

Pues sí y no. Como nos temíamos, la original idea no proviene del anónimo copypasteador, sino de una página en la que enseñan a utilizar peróxido de hidrógeno (vamos, el agua oxigenada de toda la vida) ¡¡¡¡para cultivar champiñones!!!!. Sólo que en esa página no hablan de cemento, puesto que no se imaginaban que alguien iba a cometer el disparate de usar su idea para hablar de hongos paranormales. O, por lo visto, para consumir hongos alucinógenos...

El "Informe" termina muy oportunamente (porque también estaba terminando con nuestra capacidad de asombro) con un "Apartado de hidratación". Apartado que pensaba transcribir íntegramente. Pero como nadie me creería y pensarían que me lo había inventado en plan de cachondeo, en lugar de eso coloco un escaneado y ya está. Mismamente.



Como esto se está alargando demasiado, dejaremos el siguiente "Informe" (una especie de entrevista en la que ambas partes guardan un prudentísimo anonimato) para que lo lean ustedes mismos: está en la web de "Mundo Parapsicológico", concretamente aquí. De hecho, ya que pasan por allí pueden aprovechar y echar también un vistazo al Proyecto de Investigación en Bélmez de la SEIP, o al plano de la nueva "Casa de las Caras", que ofrece la interesante novedad de que alguien, por fin, se ha molestado en corregir el numerito de registro de la
SEIP. La estupidez de llamarlo "autorización gubernamental" sigue ahí, pero algo es algo, ¿no?

El siguiente "Informe" (no sé ustedes, pero yo ya he perdido la cuenta de cuántos van) es una especie de carta titulada "Segunda descripción del análisis sobre el suelo" y firmada por un tal "Atte Rafa Fdez", que debe ser pariente del del primer "Informe". En la carta se hace referencia a otro "Informe" que quizá sea de los de verdad, y que Pedro J Fdez (sic) le habría enviado al autor.

Lamentablemente, ese Informe no aparece, y en su lugar nos encontramos con una especie de explicación de su contenido por parte del tal Atte Rafa Fdez que oscila entre lo inverosímil y lo incomprensible. Nos habla así de la presencia de hierro en el suelo, elemento que, dice, es "importante en la decoloración del suelo que puede alterar el color por oxidación". Y, no contento con quitar y poner colores, el hierro es además responsable de "la proliferación de cadenas de hifas o esporas".

Más interesante es el párrafo dedicado al melanocrato (¿se acuerdan?), que consigue que el lector no se entere de nada y además tenga la fuerte sospecha de que Atte Rafa Fdez tampoco tiene ni repajolera idea de lo que es tal cosa. Sólo que se trata de un algo (vaya usted a saber qué) que "de ninguna manera adopta cambios (sic)", pero que sin embargo reacciona (no sabemos con qué) deshidratando el cemento. Vamos, que sirve para todo. Excepto para hacer Caras. De eso se ocupan los hongos (o eso parece insinuar la carta), gracias a lo cual podemos descartar, por ejemplo, la presencia de plata o sus derivados en el cemento: para el autor cualquier derivado de la plata sería "nocivo para cualquier tipo de fenómeno de manifestación biológica (sic, prueben ustedes a decirlo sin respirar)". De modo que la presencia de hongos descarta la de la plata. Se le olvida, eso sí, demostrar la presencia de esos hongos (y la posibilidad de que los hongos hayan crecido y muerto a consecuencia de esa nocividad ni se la plantea). Pero la falacia, digo la afirmación, es contundente, ¿verdad?

¿Todavía siguen ustedes ahí? Bueno, no se preocupen, porque ya acabamos. Nos queda hablar sólo del último "Informe", denominado nada menos que "Pruebas para determinar el soporte físico de las 'Caras de Bélmez'". Aunque tampoco lleva fecha, el informe viene firmado por Fernando Jiménez López, lo cual es toda una garantía: no es que sea biólogo, ni físico, ni químico, ni nada de eso, pero se trata del hijo del recientemente fallecido Fernando Jiménez del Oso, y eso ya debería bastar para considerarlo como experto en cualquier cosa más o menos paranormal que se le ponga por delante, ¿no?

Tras una breve introducción en la que se intenta justificar la idea de que las Caras podrían ser formadas por hongos, basándose en que las habitaciones en las que aparecen eran cocinas o despensas o incluso en que la "hidratación" con agua y aceite que Amorós reconoció haber hecho en el suelo (bueno, que a veces reconoció haber hecho) podría haber facilitado el crecimiento de microorganismos, Jiménez abre un apartado dedicado al "método experimental" en el que afirma que

El análisis físico de "las caras" en busca de hongos determinados es un proceso complejo, que requiere de ciertos fondos y de la participación de un micólogo.


Pero como por lo visto la SEIP no anda muy sobrada de fondos (¿habrán aprobado ya sus cuentas anuales?) y además no encontraron ningún micólogo que se dejara enredar, Jiménez propone realizar unas "pruebas preliminares" que "en ningún caso será una prueba concluyente" (subrayado en el original). La prueba consiste en parcelar el suelo, irrigando algunos segmentos con un nutriente y dejando otros sin nutrir. De modo que, siempre según Jiménez (y con su propia negrita):

Si al final de la prueba obtenemos una mayor proporción de caras en las parcelas con medio nutritivo, el resultado apoyaría la teoría de que los trazos estuviesen conformados por hongos.

Vuelva a leerlo, por favor. Se ha dado cuenta, ¿verdad? En efecto: nos encontramos de nuevo ante un pseudoexperimento diseñado con tanta torpeza que en realidad no demuestra absolutamente nada. Vamos a ver: si se riega con un nutriente una porción de suelo, por supuesto que van a proliferar ahí bacterias y hongos. Y si la definición de lo que es una "Cara" es la misma que Amorós aplicó en su inolvidable "Experimento Histórico en Bélmez", naturalmente que van a salir más Caras: al fin y al cabo, si para la SEIP (o, al menos, para su presidente) basta con buscar manchas en el suelo y echarle imaginación (y unos trazos de rotulador), si favorecemos la suciedad del suelo vamos a tener impepinablemente más manchas. Provocadas por los hongos, por las bacterias o incluso por lo que manche el propio líquido nutriente. Igual que el "experimento histórico" demostraba sólo que si sometemos el cemento a humedad obtendremos en él manchas de humedad, el que propone Jiménez serviría sólo para comprobar que si ensuciamos el suelo, va a estar más sucio que si no lo ensuciamos.

Una conclusión a la que probablemente haya llegado ya la SEIP. Y digo "probablemente" porque, inexplicablemente, en el "Informe" se nos cuenta la idea y cómo se lleva a la práctica, pero no se nos habla de los resultados. Una pena, porque hasta que no los conozcamos yo me quedaré con una duda que me acucia y me acongoja: ¿les gustará a los fantasmas la salsa a la pimienta verde?

Porque sí, el nutriente que estos científicos de tebeo utilizaron es... ¿lo adivinaron?



P.S.: Reconozco que me ha costado trabajo, pero creo que he conseguido respetar prácticamente todas las faltas de ortografía de los "Informes". Si se me ha escapado alguna ha sido por culpa del corrector ortográfico, que por lo visto también es un detractor malvadísimo...

10 comentarios:

  1. Hola Yam:

    ¿Eres tú el abogado de Cavanilles? Porque quien lo sea debe de estarte agradecido por el esfuerzo que estás realizando. No realmente el de desmontar las tonterías, que no son muy sutiles, sino el de tomarte el trabajo de irlas desbrozando una por una.

    Un saludo. Jose Brox

    ResponderEliminar
  2. Pues no lo soy, Jose, así que tengo dos ventajas:

    - Por un lado, puedo comentar la demanda sin peligro de desvelar nada acerca de mi estrategia de defensa... ya que no es mi estrategia de defensa ;-)

    - Y por otro, me río el doble: con la demanda y con la contestación (que también merece la pena).

    ResponderEliminar
  3. Cada vez más delirante. Efectivamente, si no aportases la imágenes algunas cosas serían difíciles de creer. ¿Nos han hecho esperar tanto tiempo y ahora salen con esta demanda de Pepe Gotera y Otilio? Asombrosas mentes paranormales...

    ResponderEliminar
  4. Yo no puedo dejar paasar la referencia al agua oxigenada para establecer lo que es una protoleyenda urbana (porque se ha extendido, pero yo conozco al "perpetrante" original):
    Un amigo tenia bajo su cargo el cuidar de una pecera de un local en el que trabajaba. como queria irse a Jerez a ver motos, otro, con mucha enjundia, le propuso que le echara unos chorros de agua oxigenada: "asi tendran para varios dias". No. Los peces no estaban fingiendo para asustar al "potragonista". No saben "hacer el muerto".
    Gracias por tu "desclose"*, Yam.

    *Desclose: (fig. del spanglis desglosar + to disclose): Dicese de la accion de destapar o evidenciar algo que permanecia oscuro o enredado proporcionando el suficiente detalle o granularidad. (te la dedico, Pedro)

    ResponderEliminar
  5. "Estamos trabajando", dicen. "Prácticamente soy ya un belmoriense más", dice Rafa Fdez. "Nosotros hemos movido el culo y estamos investigando en el luga d elos hechos", afirman.

    ¿Todo para esto?

    !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Espero que por lo menos lo condenen a costas (a pagarlas o a limpiarlas, lo mismo da). Es curioso ver donde acaba parte del dinero de los impuestos y como entre todos tenemos que pagar la megalomanía de algunos... Estos "investigadores", con sus denuncias y amenazas, cada vez se parecen más a los "famosillos" de la tele.

    ResponderEliminar
  7. ¡Por favor, Yamato, dime que la abogada de Amorós no es la mujer de Bruno Cardeñosa, que desde que leí eso por ahí no dejo de troncharme de la risa! JUAAAAaaaaaa, jua, jua, jua. Por cierto, impagables los balones fuera de Bruno 'Tres hombres y un bebé más un fantasma' Cardeñosa en la lista 'salsa rosa paranormal'.

    ResponderEliminar
  8. Lo único que te puedo decir sobre eso, Funkervogt, es lo que dijo el mismo Cardeñosa cuando se lo preguntaron:

    Pregunta ¿pq que no aclaras si es verdad o mentira que tu mujer trabaja en el despacho de abogados que lleva la demanda de amoros? El es de Alicante, y ellos de Madrid, que raro ¿no?

    Respuesta de Cardeñosa Porque no me pasa por los cojones y porque no es así.
    Mi mujer es coordinadora de una clínica de rehabilitación fisioterapéutica en Moncloa.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo12:33

    ¿No os dais cuenta que todos vuestros mierdas de blog tratan siempre de lo mismo? Ja, ja, ja... después hablarán de esos a los que desprestigian. INUTILES

    ResponderEliminar
  10. Anónimo14:34

    Que es eso de la capilaridad del cemento (sic) donde estan los tubitos de micrometros de diametro en el cemento que conecten una superficie con la otra? lo de la capacidad de filtrado del cemento es otra mamarrachada mas que ademas no viene a cuento y que confunden con capilaridad. Todo para decidir que si el suelo se moja hay humedad, que elementos estos de la SEIP!

    Lo del experimento del Iker con el nutriente de los hongos, jajajaja, nunca me habia reido tanto

    Ademas el amoros este, está como una regadera, pasan una fregona por el suelo espere a que se seque un pooco y empiezan a salir manchas, donde cojons esta aqui elmisterio, quien ncesita hongos, capilaridades y filtros cementales, lo que se necesita es cemento, tios con la cara dura del cemento

    ResponderEliminar