27 de octubre de 2005

Fe de erratas

Por cierto, en mi última entrada sobre la demanda aparecida se me olvidó hacer un pequeño inciso en el que al parecer nadie ha caído.

Como hemos podido ver, a lo largo de todo su escrito la parte demandante sostiene que Javier Cavanilles, para difamar a Pedro Amorós, ha tergiversado los hechos hasta el punto de faltar a la verdad. Vamos, que ha mentido.

Bueno, pues por una vez y sin que sirva de precedente, hay que darles la razón. En su segundo artículo sobre los cursos pseudouniversitarios, Cavanilles dice que

Según informó ayer EL MUNDO, el Seip (entidad legalmente constituida)...


Y eso, como todo el mundo sabe a estas alturas, sí que es una mentira como un piano de cola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada