12 de junio de 2006

Iker Jiménez y el periodismo de investigación riguroso y tal (2)

Bueno, a estas alturas seguro que ya habrán visto que tanto el Pez como DkT cuentan la historia del enésimo fraude cuartomilenario, y mucho mejor que yo. De modo que yo sólo puedo quedarme con la primicia ;-), y con el consuelo de ver que no fui la única víctima a la que el "zapeo" llevó a aterrizar en "Cuarto Milenio" justo en el momento oportuno. "¿Casualidad? ¡No, serendipia?", que diría alguno. Claro que más lo diría si tenemos en cuenta que anoche, y a esas horas, hacía justo un mes que el Pez y yo hablábamos precisamente de Joan Fontcuberta y su exposición Sputnik. Qué cosas.

En fin, que no queda mucho que contar sobre el asunto, salvo pedir a Mauricio-José Schwarz que incluya en La persistencia de la memoria, que diría Dalí la entrada correspondiente a los correos que muchos hemos enviado hoy a "Cuatro" y que, sin duda, se perderán como lágrimas en la lluvia.

Sin embargo, en los comentarios a la entrada del Pez, y entre las inevitables chorradas del "anónimo" troll de turno, el propio Javier ha propuesto una "porra" respecto a qué fue lo que llevó a Iker a contarnos la historieta. Las alternativas que ofrece el Pez son:

1 - Les colaron la historia como verdadera y ni se enteraron.
2 - Sabían que era falsa, pero les dio igual.
3 - Se lo creyeron al principio, luego vieron que era falsa, pero aún así lo mantuvieron.


Personalmente no tengo ni idea de cuál de las opciones será la correcta, y tampoco espero que Iker nos lo aclare. De hecho, lo que espero de Iker es que intente correr un tupido velo o, todo lo más y si se ve muy acorralado, que decida sacrificar a un peón (el pobre Gabriel Peláez, que por lo visto es el pardillo que contó la historia en el programa) y nos venda la moto de que él ha descubierto el pastel.

Porque, puestos a imaginar, la verdad es que cualquiera de las tres opciones es creíble. Veamos.


1.- Les colaron la historia como verdadera y ni se enteraron.

Pues puede ser. De hecho, no sería la primera vez que ocurre en el mundo del circo paranormal: ya ocurrió cuando "Enigmas" plagió un reportaje sobre la historia de que Lorca sobrevivió a su fusilamiento. Un caso, por cierto, muy parecido a éste, ya que también entonces el reportaje plagiado era una obra de ficción.

Claro que esto ocurrió cuando "Enigmas" se encontraba bajo la dirección de Fernando Jiménez del Oso, y no sé si Iker Jiménez pertenecía aún al "staff" de la revista o ya había salido por la puerta... bueno, por la puerta por la que dicen que salió. De modo que probablemente no tenga responsabilidad alguna en este enojoso asunto.

De hecho, no tengo constancia de que a Iker le haya pasado alguna vez eso, que le hayan colado una historia falsa como si fuera verdadera y no se haya enterado. Sospecho que ocurrió en una ocasión (que no he contado aún porque, en vista de la política de reciclaje que gasta en "Cuarto Milenio", estoy esperando a que nos ponga de nuevo los pelos de punta con el caso para contar lo que realmente ocurrió). Pero no creo que le haya pasado muy a menudo, porque, en fin, todo indica que lo normal es que haya contado historias falsas a sabiendas, o haya descubierto su falsedad pero aun así las haya contado. Lo que nos lleva a las siguientes opciones. Veamos.


2.- Sabían que era falsa, pero les dio igual.

Pues eso, que tampoco sería la primera vez. Ejemplos hay unos cuantos, pero quizá el más reciente -y más sonado- sea el de la foto fantasma de Navalperal. Sí, ya sé que la versión oficial de Iker es que su experto informático descubrió el fraude. Y también sé que la versión piadosa de lo que ocurrió realmente es que una vez descubierto el pastel Iker siguió mintiendo -no se puede decir de otra manera- porque ya estaba demasiado comprometido con el embrollo. Pero teniendo en cuenta que desde un principio todo apuntaba a que la foto era más falsa que una Cara de Bélmez, me temo que esta versión piadosa sólo se sostiene si aceptamos que Iker Jiménez es tonto, y creo que ha demostrado sobradamente que no lo es. O, al menos, no lo suficiente para tragarse semejante embuste.

En definitiva, que en mi opinión Iker era perfectamente consciente de que la foto de marras era falsa, pero le venía muy bien para dar publicidad a su novela y, de paso, y llevado por ese admirable espíritu ecologista que le caracteriza (lo digo por su afición a reutilizar la basura una y otra vez), usar la historieta en sus programas de radio y televisión.

Claro que, si me apuran, la opción que más me convence es la tercera. O sea,


3.- Se lo creyeron al principio, luego vieron que era falsa, pero aún así lo mantuvieron.

De nuevo hay antecedentes. De hecho, hay bastantes antecedentes. Pero esta opción me convence sobre todo porque creo que es lo más razonable en este caso.

Hagamos la prueba. Abramos el Google y preguntemos por Ivan Istochnikov.



Como podemos comprobar, la inmensa mayoría de los primeros resultados nos explican que se trata de una exposición fotográfica realizada sobre una historia ficticia. Así, en la "Fundación Sputnik" (en realidad, la página de la propia exposición de Fontcuberta) puede leerse que





Otros enlaces apuntan a comentarios de prensa sobre la exposición, e incluso en el Boletín de Atomic Scientists, después de contar la historia, se dice literalmente que

Pero eso es lo mejor: que es simplemente eso, una historia. O, más exactamente, una obra de arte elaborada y con múltiples capas realizada por un hombre que se autodenomina "fabulador".


En fin, que una mínima investigación sobre el caso (tan mínima que ni siquiera haría falta levantar el culo del sillón) hubiera puesto en evidencia el error. ¿Y realmente no verificaron ningún dato, no comprobaron si tenían algún nombre incorrectamente escrito, no buscaron siquiera alguna información actualizada sobre el tema?

Yo, al menos, no me lo creo. Claro que yo no tengo las tragaderas de los "bemoleros"...


En fin, que me quedo con la opción tres, con reservas, y con la sensación de que de todos modos da igual. Porque con esto pasa como con los Diez Mandamientos: las tres opciones se encierran en dos. A saber:


a) O son unos absolutos chapuceros a la hora de investigar, o

b) han querido engañar a los teleespectadores conscientemente y deliberadamente.



Ustedes escojan. Pero que conste que yo no hago porra alguna: conociendo la trayectoria del personaje, me quedo con ambas opciones a la vez.

8 comentarios:

  1. Anónimo9:31

    Por loq ue llevo leído de los comentarios al post del Pez, el anónimo troll parece gallego y criminalista. Pobrecillo, en cuanto se sale de su lista con los acólitos jaleando se pierde.

    ResponderEliminar
  2. Estoy convencido de que sabían que era un bulo. En el programa sacaban muchas fotos a una resolución decente, que han tenido que obtener de fuentes originales. Y precisamente evitaron sacar en el programa las fotos menos creíbles, que tuvieron que ver forzosamente.

    Sacaron la foto de la cosmoperra con escafandra, pero no la del cosmonauta flotando en el espacio, ni tampoco otra en la que se ve a Istochnikov hablando frente al cohete Soyuz, donde se nota bastante el montaje.

    Ahora bien, la ficción de la historia es tan evidente que me he llegado a plantear una intencionalidad de Fríker al sacarla en su programa. Quizá pretenda comparar la obra de Fontcuberta con sus propias partañas, para justificar estas últimas: "¿Si Fontcuberta lo hace por qué yo no puedo?"

    Pero probablemente la realidad sea mucho más sencilla: La historia era interesante pero ficticia, así que se la coló a sus espectadores, mostrando un total desprecio por ellos y por las críticas que seguramente le iban a llover por incluir estas cosas como verídicas.

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo una duda. Cuando alguien quiere utilizar unas fotos en un programa de TV, ¿no debe negociar los derechos? así, las fotos que presentaron ¿no son propiedad de Fontcuberta? ¿no pagaron ikercito y sus secuaces los derechos de emisión? ¿no vieron que eran de Fontcuberta? ¿lo vieron pero les dió igual?

    ResponderEliminar
  4. Jeje, Fernando. Estaría gracioso que ahora se les echase encima la SGAE pidiéndoles la pasta por los derechos de las fotos ;-)

    ResponderEliminar
  5. zordak11:32

    La SGAE y su poder si que son un auténtico fenómeno paranormal

    ResponderEliminar
  6. Iván13:31

    En vista de los antecedentes del amigo, de como en ese mismo programa manipularon burdamente una fotografia hasta hacerle crecer cabeza y brazo a una sombra, voto sin genero de duda por la opcion dos, lo hizo a cosa hecha y se la pelo.

    Espero que Fuencuberta le reclame los derechos de autor por uso indebido, que le de donde pica.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo21:31

    Yo voto por la tres; y otrosí digo que como Fríker siga así va a terminar con la misma audiencia de Carmen Sevilla cuando presentaba el telecupón ("¿a ver qué burrada suelta hoy?"). Saludos.

    ResponderEliminar
  8. mistermaguf15:28

    Pues nada. La verdad es que yo creo que Fríker es realmente un escéptico absoluto, que está decidido a dinamitar la magufería a cañonazo limpio.

    Como mande dos o tres salvajadas más de éstas, creo que no va a quedar alguien con ganas de "creer en el misterio" a menos de 4000 Km. a la redonda.
    La verdad es que creo que no hay estrategia debunker que pueda ser más efectiva que ésta: lo primero que hay que hacer es salir desde bien dentro de la magufería, como para tener la debida autoridad (no se olviden que esto es lo más importante para un magufo). Y a continuación, empezar la escalada desde lo ambiguo hasta llegar a un grado de absurdo y patétismo tan extremo que los seguidores se pongan rojos de solo mirarse al espejo.
    Y de paso ganándose sus buenos dineritos, cosa que los demás escépticos tienen prurito de hacer.

    En fin, así es como hay que hacer las cosas.

    saluditos.

    ResponderEliminar