1 de mayo de 2008

¡A firmar!

Supongo que estarán ustedes ya al tanto de la petición que ha formulado Círculo Escéptico para que se proceda de una vez a proteger a los consumidores del mercado esotérico. Si es así, si la conocen, imagino que ya la habrán firmado. Y si no es así, pues ya están tardando en firmarla porque no hay excusa para no hacerlo.

Y me refiero sencillamente a eso, a que no hay excusa para no firmar una petición que, en buena lógica, deberían suscribir incluso los más sinceros creyentes en los misterios misteriosos. Vamos a ver. Pedimos

1.- La inmediata transposición al Ordenamiento Jurídico Español de la Directiva 2005/29/CE, especialmente urgente si tenemos en cuenta que el plazo que la propia Directiva establecía para su incorporación al Derecho interno de los Estados miembros finalizó el 12 de diciembre de 2007.


La Directiva 2005/29/CE no es ni un instrumento de censura contra los brujos, ni nada por el estilo: se trata simplemente de una norma de protección de los consumidores (de todos los consumidores) frente a las conductas desleales que puedan cometer los comerciantes (todos los comerciantes). La norma establece una serie de conductas obligatorias en las relaciones de comercio (básicamente consistentes en suministrar información veraz y completa) y señala otras que se consideran abusivas, engañosas o agresivas, tanto en abstracto (transmitir información falsa o incompleta, aprovecharse de las especiales circunstancias de debilidad de los clientes, acosarles o engañarles para que compren...) como en concreto, mediante una "lista negra" incluida en la propia Directiva.

Lo cual no tiene nada de extraordinario. La Directiva en realidad es bastante razonable, incluso suave. Y si ha levantado ampollas en el mundillo de lo paranormal no ha sido porque suponga el regreso de Bernardo Guy a la cabeza de la Santa Inquisición, sino simplemente porque la correcta aplicación de la norma europea supone que los vendedores de bienes y servicios tendrán que advertir clara y verazmente a sus clientes qué deben esperar de lo que están comprando. Lo que pasa es que en el mercado paranormal lo que hay que esperar es nada (bueno, algo sí: un vacío en la cartera de tamaño equivalente a lo que se compra), pero eso no es culpa de la normativa europea, sino de los propios charlatanes.

Pero claro, eso es lo que digo yo. Seguro que los echadores de cartas, videntes, curanderos, terapeutas alternativos y demás están absolutamente convencidos de que sus servicios son legítimos y reales, y que de verdad adivinan el porvenir, curan enfermedades sin seguir los métodos de la malvada medicina oficial y recargan los chakras, arreglan los meridianos energéticos y protegen eficazmente contra las maldiciones de la magia negra. Vamos, por creer, seguro que hasta creen que existen los chakras, los meridianos energéticos y la magia del color que sea. De modo que, digo yo, ¿qué temen de la Directiva?

Porque no creo que le tengan miedo a lo que establece el artículo 11, que dice que los Tribunales o las autoridades administrativas podrán exigir a los comerciantes que demuestren que de verdad pueden ofrecer los bienes y servicios que están vendiendo. Si son capaces de leer el futuro delante de un pardillo, digo, de un cliente, ¿por qué no van a serlo ante un Juez?

También solicitamos

2.- La adopción de cuantas modificaciones legislativas sean necesarias para la prevención, persecución y adecuado castigo de los fraudes perpetrados aprovechando las creencias religiosas o paranormales de las víctimas, incluyendo la reforma del Código Penal con el fin de considerar como constitutivos de estafa aquellos fraudes cometidos aprovechando la credulidad de las víctimas.


Hace poco más de un año que hablábamos por aquí de aquella Sentencia del Tribunal Supremo por la que se absolvía de un delito de estafa a una curandera que engañó y desplumó a dos hermanos que acudieron a ella para que curase el cáncer hepático que padecía su padre. Bueno, y también desplumó a un pájaro -"Inseparable", se llamaba el infeliz- que les pidió con el fin de destriparlo y lograr que el cáncer pasase mágicamente al pobre animal. La Sentencia, por si no se la quieren leer entera, razonaba que

es necesario tener en cuenta el grado de conocimiento medio de una sociedad que, como sucede en el caso presente, vive ya en el siglo XXI. El ciudadano medio de nuestra sociedad, tiene un nivel de información sobre estas enfermedades y sus características, que difícilmente puede alegar confianza racional en poderes paranormales. Se considera que no existe estafa cuando el sujeto pasivo acude a mediums, magos, poseedores de poderes ocultos, echadoras de cartas o de buenaventura o falsos adivinos, cuyas actividades no puedan considerarse como generadoras de un engaño socialmente admisible que origine o sean la base para una respuesta penal.

En estos casos, por lo general, se considera que el engaño es tan burdo e inadmisible que resulta inidóneo para erigirse en el fundamento de un delito de estafa.


Y lo que contábamos entonces es que este tipo de sentencias no son ni mucho menos raras, sino todo lo contrario: por regla general los Tribunales consideran que una persona normal y en sus cabales no puede realmente caer en un engaño tan tonto. Por supuesto, si las víctimas padecen alguna minusvalía psíquica o los charlatanes han llevado a cabo un elaborado montaje para, por ejemplo hacerse pasar por médicos o psicólogos de verdad, sí que podríamos encontrarnos ante el "engaño bastante" necesario para calificar los hechos como estafa. Pero en la inmensa mayoría de los casos las víctimas pican llevadas de su credulidad o su ingenuidad, de modo que son consideradas en parte responsables de lo ocurrido.

Claro, siempre les queda la vía civil, como recomendaba el Tribunal Supremo en aquella Sentencia. Pero tampoco es un camino muy esperanzador: además de ser caro y lento, un pleito civil no garantiza tampoco que las víctimas recuperen su dinero, puesto que los Tribunales también pueden considerarlas responsables de lo ocurrido. Y de todos modos, incluso en el caso de que los charlatanes sean condenados, se exponen como máximo a tener que devolver el dinero y pagar las costas procesales, pero no recibirán castigo alguno y podrán seguir tranquilamente embaucando ingenuos.

Así que lo que pedimos, en definitiva, es que la protección de los clientes de este tipo de servicios no se limite a la transposición de la Directiva, sino que incluya otras reformas legales. ¿Es eso malo que los vendedores de servicios paranormales? Para los estafadores, evidentemente, sí, pero volvemos a lo mismo: los que de verdad se crean lo que hacen (o, al menos, los que aseguran que son absolutamente sinceros al hacer sus ofertas) no tendrán nada que temer, porque ellos no son estafadores ni engañan a sus víct... perdón, a sus clientes. ¿Verdad?

Así que tampoco les molestará que pidamos

3.- La aplicación de políticas activas de prevención de este tipo de fraudes, incluyendo la realización de inspecciones, el control de la publicidad engañosa o desleal, y la creación de procedimientos administrativos sencillos y rápidos para la tramitación de denuncias y alertas promovidas por los ciudadanos y las asociaciones de consumidores.


No sé si les pasa a ustedes, pero a mí me entra un escalofrío cada vez que las autoridades de consumo anuncian que han retirado un juguete porque, pongamos por caso, contiene piezas pequeñas que pueden desprenderse en el caso de que el niño las extraiga con la ayuda de unos alicates, unas pinzas, un destornillador de estrella y tres adultos para hacer fuerza. ¿Cómo hemos podido sobrevivir los de mi generación, con nuestros cochecitos de chapa, nuestros columpios de hierro oxidado, nuestros soldaditos a una escala cuidadosamente calculada para que entren por la garganta pero se atasquen en la tráquea, y todos aquellos peligros mortales que nos acechaban? Misterio misterioso.

El caso es que diariamente vemos que las autoridades, que son buenas (no digan que no, que se enfadan y no hacen caso de la petición), pasan las noches de claro en claro y los días de turbio en turbio analizando las ofertas de toda clase de bienes y servicios... excepto los del mercado paranormal. ¿Conocen ustedes de algún caso en el que la Consejería de Consumo de su Comunidad Autónoma haya advertido de la presencia de unos mediums fraudulentos? ¿Ha visto usted alguna rueda de prensa en la que se informe de la retirada de una partida de cartas del tarot porque no funcionaban bien?

Y, ya puestos, ¿recuerda algún caso de adivino, chamán, curandero, sanador, astrólogo, etc., al que le hayan exigido la presentación de las correspondientes declaraciones del IVA?

Pues simplemente lo que pedimos es eso: que se inspeccionen también este tipo de servicios, que se aplique la normativa ya existente sobre la publicidad engañosa, y que se faciliten las cosas a quienes denuncien prácticas fraudulentas o abusivas. Una petición que, de nuevo, hará las delicias de los charlat... perdón, de los vendedores de servicios paranormales legítimos y honrados, que garantizan lo que ofrecen y cumplen sus obligaciones hacia sus clientes. Y que estarán encantados de que las autoridades actúen contra quienes no sean honrados, vendan servicios falsos o imaginarios y engañen a sus víctimas.

Digo yo, ¿no? Así que ¡hala, a firmar!

2 comentarios:

  1. Magnífica entrada, clara y contundente. La publicito doquiera que voy, que lo sepas.
    Abrazotes

    ResponderEliminar
  2. BRUJERIA Y POLITICA = Magia Negra

    LA CIUDAD DE SALTA, ARGENTINA, CONMOCIONADA POR LAS MALDICIONES DE UN CONCEJAL ESOTERICO:

    El ex edil Guillermo Capellán, siendo Presidente de la Comisión de Hacienda del Concejo Deliberante de la Ciudad de Salta, quiso cobrarle los impuestos al hermano del Alcalde/Intendente Alejandro San Millán, Antonio San Millán.

    El Poder Sanmillanista contrató al Abogado Roberto Elio Gareca y este letrado a su vez contrató a un delincuente juvenil, Rodrigo Chavarría (taxi-boy menor de edad a quien Gareca conoció en el Parque San Martín de la Ciudad de Salta) y lo denunciaron por violación. Estuvo 101 días preso y desde la cárcel vaticinó que saldría el día de la Lealtad Peronista, horas más horas menos salió en la madrugada del 18 de Octubre de 2003. Al salir del presidio en Concejal dijo “Quienes participaron en el complot pagarán muy caro lo que me hicieron”:

    “Al Juez le pasará lo mismo a que a mí, se quedará sin cargo”. A los seis meses abogados de la Ciudad de Salta pidieron Juicio Político al Juez de la causa, Luis María Agüero Molina lo destituyeron por motivos relacionados al caso edil ocultista.

    “Rodrigo Chavarría, pupilo de Roberto Gareca, hizo una denuncia falsa siendo menor de edad y eso es delito, cuando sea mayor vivirá preso”.

    Chavarría siendo mayor cometió una estafa y fue condenado por un año, quedó en libertad condicional y a los tres meses cayó nuevamente en manos de la Justicia Federal por “Usurpación de Títulos y Honores y Estafa” y sigue preso.

    “Destruyeron mi vida, y ese tipo participó en el estrépito mediático es un empresario de medios y publicidad, yo lo escuchaba desde mi celda decir cosas espantosas… tendrá su merecido” El empresario al que se refería el Concejal Ocultista sería Julio Castillo a quien lo internaron en una clínica con un fuerte dolor de cabeza, se le declaró un tumor cerebral fulminante y murió en horas.

    “En el Diario El Tribuno se ensañaron conmigo y el Abogado Gareca publica todas las barbaridades que quiere porque su hermano es el Jefe de Redacción de Noticias Policiales en ese matutino… no importa, ya llegará el día…” Se refería al periodista Sergio Alberto Gareca a quien le descubrienron un cáncer galopante y murió en poco tiempo.

    La predicción o “maldición” pública más dura y contundente del Concejal Astrólogo y Esotérico es cuando vaticinó en la FM Pacífico 92.9 en el Programa del periodista Daniel Salmoral aseguró: “Los San Millán pagarán con lágrimas de sangre lo que me hicieron” Inexplicablemente, el hijo de Antonio San Millán de 16 años murió aplastado por una cortadora de cesped minitractor. La gigantesca empresa de materiales de construcción conocida como Corralón El Milagro” se fundió y dejó un tendal de empleados sin indemnizar.

    “Siguen haciendome daño por lo tanto siguen acumulando desgracias” En esta frase se refiere elipticamente al Empresario-locutor Martin Grande y al Abogado Roberto Elio Gareca sindicados como los principales responsable de la conspiración por cuanto el presunto violado y delincuente Rodrigo Chavarría los sindicó en su confesión como los autores ideológicos de la denuncia contra Guillermo Capellán. Con respecto a ellos el Esotérico Edil dijo: “tengo todo el tiempo del mundo para verlos caer, ellos son las frutillas del postre”

    Salta es la capital turística de todo el Norte de Argentina donde viven 600.000 habitantes y en todos los rincones de la Ciudad se comenta: “Las Maldiciones del Concejal Capellán se están cumpliendo”. ¡Esto es para pensar porque el edil lo dijo en los medios con mucha anticipación! Si quiere leer el artículo completo escriba en cualquier buscador: “Cadena Global+maldiciones del Concejal” y tendrá mas detalles sobre este tema. Porque la brujería parece que existe y este político es esotérico.

    ResponderEliminar