7 de octubre de 2008

Curso de ética monárquica (con un guiño a Juanjo de la Iglesia)

Supongo que recordarán ustedes aquel divertido "curso de ética periodística" del Caiga quien caiga. Del antiguo Caiga quien caiga, claro; nada que ver con eso que perpetran ahora bajo el mismo nombre. En el "curso de ética periodística", Juanjo de la Iglesia analizaba con detalle la redacción de titulares y noticias de prensa, exponiendo qué deberían haber dicho y qué decían en realidad.

Hoy me he acordado de aquello al leer esta noticia, aunque en rigor quienes suspenden en ética no son los periodistas, sino el príncipe Carlos de Inglaterra y su corte de ecologistas furibundos. 



Por si quieren ahorrarse la lectura (aunque es cortita) la noticia dice que

Carlos culpa a los transgénicos de los suicidios en la India

El endeudamiento resultante del cultivo de transgénicos y la falta de los resultados esperados han llevado a algunos agricultores indios al suicidio, según el príncipe de Gales.

En una intervención a favor de los métodos agrícolas tradicionales, de la que informa 'The Daily Telegraph', el heredero del trono británico dijo que esos agricultores indios se quitan la vida al endeudarse por esa causa.

En su discurso, transmitido por vídeo al grupo ecologista indio Navdanya, Carlos de Inglaterra se mostró a favor de restablecer el equilibrio necesario para la supervivencia humana en el planeta.

El príncipe de Gales se refirió al "número horrible de suicidios de pequeños agricultores en la India debidos parcialmente al fracaso de las variedades de cosechas transgénicas".

Hasta aquí bien. Bueno, bien no, la noticia es sobrecogedora. Pero al menos es coherente. Pero si seguimos con el párrafo siguiente nos enteramos de que...



Aunque los suicidios se produjeron antes de la introducción de las cosechas transgénicas en ese país, algunos ecologistas creen que los agricultores se vieron forzados a comprar las nuevas semillas, que no sólo son más caras, sino que además no produjeron cosechas significativas.
Sí, han leído bien: "los suicidios se produjeron antes de la introducción de las cosechas transgénicas en este país". A pesar de lo cual el príncipe Carlos no duda ni un momento en atribuirlos a la maléfica influencia de los transgénicos esos del demonio...

¿Suspenso en ética, decía? Y en la lógica más elemental, digo yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada