1 de diciembre de 2011

Sean consecuentes



Como saben, en los últimos tiempos me dedico mucho a observar las llamadas "medicinas alternativas", terapias (en apariencia) que se caracterizan por operar al margen de la medicina científica y basándose en ideas y tratamientos que van desde lo muy dudoso hasta lo absolutamente disparatado.

En la mayoría de los casos (si no en todos), estas pseudoterapias añaden además otra característica: el rechazo a la que llaman "medicina occidental", "alopática", "oficial", "convencional"... Rechazo que puede llegar a ser completo; vean, por ejemplo, el mensaje que ha llegado esta mañana a la lista de correos escépticos:


Si te sirve de consuelo, aquellos familiares míos que confiaron en los curanderos oficiales (léase quimioterapia y radio terapia) también han muerto entre dolores.
Lamentamblemente, el cáncer no se cura a dia de hoy: ni con quimio ni con homeo ni con cualquier terapia... se sobrelleva más o menos bien dependiendo de los plazos de detección y los tipos de cáncer.
En algunos casos (el problema sería saber cuáles) hasta sería mejor dejar al sujeto en paz porque seis meses más de vida a costa de extirpación, quimio, radio y/o chamanismo no merecen la pena (en mi opinón y forma de ver la vida, claro).

Por supuesto, lo más probable es que el tipo que dice estas cosas esté vivo y sano gracias precisamente a los avances de eso que en su opinión es "chamanismo oficial"; gracias a las vacunas que le administraron en su día, a los medicamentos (los de verdad) que le han ido curando diversas enfermedades, y gracias a la labor de investigadores, médicos, sanitarios y un sinfín de personas que han ido construyendo un sistema sanitario con muchas imperfecciones, por supuesto, pero cuyos éxitos son innegables.

Y es que es muy fácil echar pestes de la "medicina oficial" y todo eso, pero llevar ese rechazo a la práctica es bastante más complicado, ¿verdad?

Bueno, pues vamos a echarles una mano para que sean consecuentes. Les propongo que rellenen el documento que reproduzco a continuación y los presenten en el Servicio de Salud de su Comunidad Autónoma. Incluso les pongo más abajo las instrucciones por si no se aclaran con algo, y por supuesto ahí tienen mis datos de contacto por si tienen alguna duda.

Venga, que es solo un trámite de nada, y sus beneficios son incalculables. Los partidarios de las "medicinas alternativas" podrán mostrar públicamente y con orgullo que su conducta es coherente con lo que predican. Revistas como Discovery DSALUD podrían adjuntar un impreso con cada ejemplar y hasta publicar los que hayan suscrito sus responsables, con sello de entrada y todo, por aquello de predicar con el ejemplo.

Y para quienes no estamos de acuerdo con esas tonterías también hay beneficios. Por un lado, los servicios públicos de salud se ahorrarán unos eurillos no teniendo que administrar tratamientos médicos a personas que manifiestamente los rechazan, lo cual en esta época de crisis, recortes y rumores de "copago" puede ser un alivio. La medida podría ayudar también a la reactivación de la economía, incrementando la actividad de la industria homeopática, las clínicas "alternativas/holísticas/chachipiruli" y los servicios funerarios. Y en cuanto a la sociedad en general... bueno, es una especie de incentivo a la selección natural, ¿verdad?

De modo que aquí lo tienen: pueden copiarlo, distribuirlo, enviarlo y, si lo desean, utilizarlo. Pero a su propio riesgo, claro.


A LA _______________________________ [1]

D./D.ª ________________________________________, mayor de edad, con domicilio en __________________________________, DNI n.º _____________ y número de afiliación a la Seguridad Social _____________________, ante ese organismo comparezco y como mejor proceda en Derecho

DIGO
PRIMERO.- Que me declaro personalmente en contra de la medicina oficial/alopática/convencional/occidental [2]. Este rechazo abarca:
- Los tratamientos mediante medicamentos, excepto los homeopáticos, naturales o aquellos que no contengan ningún producto químico.
- Los tratamientos quirúrgicos, salvo la cirugía psíquica.
- Los tratamientos psicológicos, excepto __________________ [3].
- La cirugía, radioterapia y quimioterapia contra el cáncer.
- La vacunación.

SEGUNDO.- Que en consecuencia, renuncio expresamente a dichos tratamientos, incluso en caso de riesgo vital, exonerando a médicos, auxiliares y, en general, miembros del personal sanitario de cualquier tipo de responsabilidad en que pudieran incurrir por las consecuencias de la no aplicación de los mismos.
Y para que conste a los efectos oportunos, firmo el presente documento en ____________________, a __ de __________ de 20__.

INSTRUCCIONES:
[1] Indíquese el nombre del organismo autonómico responsable del sistema público de salud.
[2] Táchese lo que no proceda. O no.
[3] Indique el nombre del tratamiento newagero de su elección.

Presente el documento debidamente cumplimentado y por duplicado en el Registro general de su Comunidad Autónoma o, en su caso, en el Registro de Entrada del servicio autonómico de salud, adjuntando copia de su DNI, cartilla de la Seguridad Social y tarjeta sanitaria. Si de verdad tiene narices de hacerlo, claro.

15 comentarios:

  1. El documento tiene un fallo, permitirles renunciar a la vacunación, se que nadie firmará dicho documento, y que va de 'coña', pero eso ya hay gente que lo hace, con sus hijos y el problema no está en el riesgo que ellos asumen, que no debería permitirseles, por cierto, si no el problema que representa para el resto de la población.

    En el resto de acuerdo, pero me temo que ni los responsables de Boiron lo firmarían.

    ResponderEliminar
  2. Pues no se porqué...
    Yo sí firmaría uno de renuncia a la homeopatía, la cirugía psíquica, las flores de Bach, y todas esas memeces.

    ResponderEliminar
  3. Versión descargable en PDF para poder colgarla en nuestros blogs ya!

    ¿Votos a favor?

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo un problema con la vacuna. El hecho de que un pazguato de estos se niegue a vacunarse, o a vacunar a sus hijos, pone en un peligro mayor a los míos, y obliga a destinar fondos al tratamiento de enfermedades que podrían erradicarse o contenerse con vacunación.

    ResponderEliminar
  5. "Lamentamblemente, el cáncer no se cura a dia de hoy: ni con quimio ni con homeo ni con cualquier terapia... se sobrelleva más o menos bien dependiendo de los plazos de detección y los tipos de cáncer."

    En efecto, los que padecen de cáncer siempre acaban por morir en un plazo más o menos largo. Es más, los que no padecen de cáncer también acaban por morir en un plazo más o menos largo. Si este pazguato (hoy estoy generoso) quiere conocer a personas que padecieron cáncer hace quince o veinte años y hoy continúan vivas y con una magnífica calidad de vida sólo tiene que dirigirse a la asociación de lucha contra el cáncer de su provincia. Por cierto, no se curaron del cáncer gracias a rezos, medicinas homeopáticas, acupuntura, flores de Bach o macetas de Mozart sino con los tratamientos de la malévola medicina occidental, alopática, oficial y convencional (la que sirve para algo, vamos).

    ResponderEliminar
  6. Por poco pico, no lo leí bien al principio y he estado a punto de imprimirlo, pero cuando he leído que tenía que rechazar la MEDICINA y no la "terapias alternativas" he frenado mi impulsividad. ¡Qué susto! Si conozco a alguien interesado se lo paso, si quieres... :)

    Buena idea, pero no me atrevo a ponerlo en mi blog, incluso aunque ello supusiera mejorar mi posición en los motores de búsqueda.

    ResponderEliminar
  7. Señores seriedad:
    En España no cumplir el calendario vacunal obligatorio puede suponer (en raros casos) la pérdida de custodia del menor, por irresponsabilidad con su salud al igual que es delito no llevarlo al médico cuando está enfermo, si se cumple la legislación, no pueden matricularse en centros de enseñanza si no cuentan con el calendario vacunal, recordemos que el último tutor de un menor es el estado.

    ResponderEliminar
  8. la medicina oficial carece de credibilidad por la falta de profesionalidad de los propios médicos. No puede ser que entres por la puerta y te receten algo sin más. Sin estar seguro de lo que tienes y de si lo que te dan servirá para algo. Falta información

    Por otra parte muchos de los problemas actuales son inherentes a la propia sociedad: ansiedad, depresión, apatía, aburrimiento, agobios..
    Deberíamos tener más una sanidad de primera línea. Que evite las enfermedades crónicas y esté más a pie de acera

    ResponderEliminar
  9. Nemigo dixit:
    "la medicina oficial carece de credibilidad por la falta de profesionalidad de los propios médicos."

    Punto primero: la medicina "oficial" (¿?) carece de credibilidad porque no tiene que resultar creíble. No depende de un sistema de creencias sino que se basa en hechos y en los hechos no se cree, se conocen o no. Los medicamentos, por ejemplo, no tienen que inspirar fe sino demostrar su eficacia en pruebas de laboratorio. Las creencias quedan para otras cosas que no son medicina aunque lo pretenden.

    Punto segundo: Si al referirte a la credibilidad querías decir en relidad aprecio o reconocimiento social, no sé en qué lugar vives tú, pero en mi ciudad los ambulatorios están atestados de pacientes. Si la gente considera que la medicina "oficial" es poco menos que inútil lo disimula muy bien.

    Punto tercero: Lo que dices tiene tan poco sentido como pretender que la mecánica del automóvil no sirve para nada porque conoces a un tipo que tiene un taller y es un chapuzas. Una cosa es la Medicina y otra el comportamiento de determinados médicos.

    Punto cuarto: Las anécdotas personales quedan muy bien, pero no demuestran nada. Ni el "a mí me funciona" además de redundante sirve para probar nada ni el "a mi no me funciona" además de redundante sirve para reprobar nada. Tú conocerás médicos que no sean profesionales y yo conozco médicos que sí son profesionales y que no recetan nada sin tener antes un diagnóstico ¿y?

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno. Recuerdo un día en urgencias. Tras ponerle un yeso a una mujer por una fractura de tobillo apareció su hija. Me dijo que quería quitárselo ya para hacerle terapia con un mazo de siete puntas de la "nueva" acupuntura China. Le parecía que ese era el mejor antiinflamatorio. Además le quitó los ibuprofenos que le había dado a su madre. Me dijo que era profesora del ISMET. http://www.ismet.es/ Instituto Superior de Medicinas Tradicionales. Le pedí que no lo hiciera, que esperara al menos 3 semanas antes de tomar ninguna iniciativa. Se marchó insultándome por ser tan arcaico en mis tratamientos: inmovilizar ya no se lleva por lo visto, es malisimo y "ya hay" alternativas mejores. El ibuprofeno mata por hemorragias digestivas y las farmaceúticas me han mentido, lo mejor es el mazo de siete puntas chino. No sé que sería de aquella mujer.

    ResponderEliminar
  11. Completamente de acuerdo con lo que dice Jose Luis Calvo. Según Nemigo "la medicina oficial carece de credibilidad por la falta de profesionalidad de los propios médicos." En realidad, quienes afectan a la credibilidad de la Medicina son esos titulados que ejercen las competencias que el Estado les ha reconocido como médicos y que emplean, difunden y se lucran con prácticas manifiestamente inútiles y decididamente peligrosas, cuando no criminales, puesto que lo que se pone en juego no son unos cuantos euros de más o de menos sino la salud y la vida de las personas. Como médico de Atención Primaria tropiezo con muchos casos en los que pacientes –por lo demás aparentemente cuerdos y racionales- han sido afectados por esa perversión del pensamiento de que “lo natural” es superior a lo artificial (como una cueva a una casa, supongo). La especie humana sabe manipular su entorno y lo hace mejor que otras especies, lo que le ha dado esa capacidad de adaptación que ha motivado su éxito reproductivo. Pero si, de entrada, nos educan como que somos un ser especial por capricho de otro ser superior invisible, como si tuvieramos una parte “inmaterial” (vulgo “que-no- se-ve-pero-se-perciben-sus-efectos”, como “la energía” o, para darle un baño de cientifismo en un triple salto mortal argumentativo, “la energía cuántica”), la gente se creerá cualquier cosa. Médicos sin ética pueden emplear este sistema de creencias a su favor, practiquen el tipo de medicina que practiquen.
    Entiendo que el público se rebele contra la medicalización actual; de hecho, uno de nuestros caballos de batalla en las consultas es contrarrestar la idea, divulgada interesadamente por los medios, de que condiciones cotidianas de la vida NO son enfermedades y que muchos problemas de salud pueden tratarse o prevenirse simplemente con cambios en hábitos de vida.
    Pero la gente quiere recibir algo más que consejos: ya sea paracetamol, Arsenicum album 9 CH, gotitas de Clematis, o que le claven 115 agujas por el cuerpo. Que no les hagan una colonoscopia o una biopsia (¡quién no!) sino que la diagnostiquen mirándole a los ojos o tocándole los pies. Vaya; medicina no agresiva. O que no les obligue a enfrentarse a la idea de que a) los suyo no es una enfermedad o b) lo suyo no es una enfermedad grave.
    La ideologia sanativa alternativa (que no “medicina” alternativa) apenas si nos reconoce a los médicos otra utilidad que en urgencias vitales. Al menos, no conozco a nadie que ante un infarto haya indicado “Rescue Remedie”(aunque me lo creería). Pero no deja de hacer gracia (y pena) encontarte a personas que vienen con su ataque de asma o su cólico nefrítico con las chinchetas de auriculopuntura o su pulserita Power Balance. Antes, la señora María sabía que ante determinados casos se podía tomar su infusión de romero o, si no, una aspirina o tenía que acudir al médico. Ahora, en general, el desconcierto es tal que se prueba todo y muchas veces a la vez pero equivocando prioridades. De nuevo, es un problema de educación. Por eso blogs como éste son tan necesarios. Aunque en principio sólo los lean quienes ya opinamos igual, dan fuerza, y argumentos a quienes estamos en contacto con quienes continúan perdidos en el limbo del conocimiento.
    Por mi parte, hace tiempo que sigo a FerFrias (soy de esos seguidores que miran pero no hablan aunque hoy me he pasado, sorry). Comparto esta perplejidad y fascinación por las pseudomedicinas, de las que puedo hablar con propiedad puesto que he estudiado directamente la mayoría: para poder hablar con alguien considero que debes conocer su idioma. Pero si no tienes tiempo ni ganas de perder el dinero, en este estupendo blog tenemos una magnífica “guia de conversación”.
    Y, por cierto, Fer. Me apunto a la idea del documento. Creo que lo incorporaré como opción junto al testamento vital que a veces me piden. A fin de cuentas, se trata de decidir libremente cómo quieres morir. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Samfrado: pues coja para siempre... y la culpa para tí (y, mientras, el acupuntor con una paciente que acudirá regularmente a que la trate del edema y el dolor). Todos tenemos anécdotas de éstas. Desde las tontas, como el que me pedía una ecografía porque el acupuntor le había diagnosticado un "vacío de hígado yang", a la señora hipertensa, diabética y con fibrilación auricular a quien la hija (que dejó su trabajo de auxiliar en nuestro Centro de Salud para dedicarse a hacer cartas astrales, que le daba más) trataba con homeopatía (las "farmacéuticas" ya se sabe; al parecer, esas malvadas querían, con mi colaboración, matarla)y que falleció tras una AVC (y que no pudimos atender a tiempo porque, para colmo, para vivir "junto a la naturaleza" residía en una casa apartada en la montaña y de dificil acceso. Y la dejaban sola (con sus yerbas y sus "bolitas", eso sí)

    ResponderEliminar
  13. Cuanta ignorancia en esta pagina ajajajaj!!! por mi, sigan asi, asi desaparecen pronto gracias a la ineficacia de la medicina tradicional y el mundo queda para nosotros. A dios!

    ResponderEliminar
  14. Ya, ya, @Ana, pero de firmarlo nada, ¿verdad? ;-)

    ResponderEliminar
  15. Ana dixit:

    "Cuanta ignorancia en esta pagina ajajajaj!!! por mi, sigan asi, asi desaparecen pronto gracias a la ineficacia de la medicina tradicional y el mundo queda para nosotros."

    ¿A qué te refieres cuando hablas de "la ineficacia de la medicina tradicional"? ¿A la medicina naturista? ¿A la homeopatía? ¿A la acupuntura? ¿A la moxibustión? ¿A la curación por la imposición de manos? ¿A los rezos a santa Polonia, virgen y mártir? Pues tienes razón, todas esas "medicinas" tradicionales son ineficaces y el que las siga pone en peligro su vida.

    "A dios!"

    Éste me lo sé: "A Dios rogando y con el mazo dando" Me toca: De médico indocto...

    ResponderEliminar