14 de mayo de 2009

Respetar las creencias...

Una de las actitudes más comunes ante las creencias irracionales es la del "respeto". Desde que alguien acuñó esa tontería de que "todas las opiniones son respetables" (¿respetaría el inventor de la frase las opiniones de Hitler sobre los judíos, por ejemplo?), es habitual que se nos pida a los escépticos una mayor tolerancia hacia las creencias de los demás, por tontas que sean.

Y esto ocurre especialmente en el campo de las pseudomedicinas. ¿Qué más nos da que alguien quiera creer en la homeopatía, la acupuntura, la Quiropráctica o lo que le venga en gana? Al fin y al cabo, son creencias inofensivas y no hacen daño a nadie, ¿verdad?

Pues no.

Dana McCaffery tenía sólo cuatro semanas cuando se convirtió en la primera persona que moría en Australia a causa de la tosferina desde 2004. Se trata de una enfermedad que puede prevenirse mediante la vacunación, y de hecho en la mayoría de los países está prácticamente erradicada... o lo estaba. Como cuenta el padre de Dana, la tasa de vacunación ha ido descendiendo en los últimos años, en buena parte debido a la irresponsabilidad de muchos padres que deciden no vacunar a sus hijos por todo tipo de motivos irracionales: desde la creencia -infundada- de que ciertas vacunas infantiles pueden ser la causa del autismo, hasta las típicas majaderías pseudonaturistas que consideran las vacunas no solo innecesarias, sino una especie de atentado contra nuestra integración holística con Gaia y todo eso. Dana no tenía aún la edad suficiente para recibir su vacuna, pero si el nivel de vacunación entre la población australiana no hubiese ido descendiendo en los últimos años es muy probable que nadie le hubiera contagiado la enfermedad, y hoy sus padres no estarían llorando la horrible muerte de un bebé.

Quienes no sé muy bien si la están llorando o no son los de Gloria Thomas, otra bebé australiana. En febrero de 2002, mientras estaba con sus padres en la India, la niña desarrolló un eccema, pero el padre, Thomas Sam, decidió no hacer caso de los tratamientos médicos y aplicarle "remedios homeopáticos". Como era de esperar, la niña empeoró, hasta el punto de que tras su regreso a Australia tuvo que ser hospitalizada. Los médicos volvieron a prescribirle diversos medicamentos, pero según parece los padres siguieron administrándole productos homeopáticos hasta que, finalmente, la pobre cría murió en mayo del mismo año, con tan solo nueve meses de edad. En el escalofriante caso, que actualmente está siendo juzgado, se ha puesto de manifiesto la absoluta irresponsabilidad de los padres, hasta el punto de que retrasaron la hospitalización de urgencia de la niña hasta el día siguiente porque los pobrecillos estaban muy cansados tras asistir a un acto en su parroquia. Pero dentro de esa irresponsabilidad criminal ocupa un lugar muy destacado la decisión, reiterada una y otra vez, de confiar en tratamientos pseudocientíficos hasta el punto de rechazar los medicamentos científicamente desarrollados.

Que es lo que le va a pasar a Daniel Houser, un chaval de trece años enfermo de linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer linfático maligno, pero con altas posibilidades de curación si recibe el tratamiento adecuado. Que es lo que no recibirá Daniel: se niega a recibir quimioterapia alegando que violan sus creencias religiosas. En su lugar, y de acuerdo con los preceptos de la secta Nemenhah, el chico está siendo "tratado" por sus padres mediante agua ionizada, vitaminas, hierbas medicinales y "ayuda espiritual". Y, si el Juez encargado del asunto no hace caso de la petición de los servicios locales, así seguirá hasta que muera, quizá dentro de unos pocos meses.

Estas son simplemente unas pocas noticias de las últimas semanas. Añadanles ustedes las víctimas que no salen en la prensa, o todas aquellas personas que mueren diariamente en conflictos religiosos o étnicos y que no son noticia sencillamente porque, por lo visto, nos parece lo más normal del mundo (y supongo que hasta lo más respetable del mundo) que la gente se mate en nombre de unas "razones" imaginarias que, encima, ni siquiera han imaginado ellos.

Y sí, es cierto que entre comentar en una reunión de amigos lo buenos que son los consejos de salud de Txumari Alfaro y desplazarse a Tanzania para convencer a los enfermos de SIDA de que abandonen sus tratamientos médicos (si tienen la suerte de acceder a ellos) y se sometan a una "cura" a base de homeopatía hay una gran diferencia. Pero es solo de grado: las majaderías paranormales son siempre majaderías paranormales, y el hecho de que algunas sean más peligrosas o irresponsables que otras, como mucho, justifica que nuestras críticas sean más o menos intensas o más o menos urgentes.

Pero no que tengamos que respetar ninguna de ellas.

18 comentarios:

  1. Anónimo10:56

    Estoy de acuerdo en que a mucha gente le pierde la fe. Pero tu forma de escribir y de describir estos asuntos es indignante y de dudoso criterio.

    La gente también se muere, cuando recibe un tratamiento médico ortodoxo y no solo cuando ese tratamiento ha sido mal elegido. Según los argumentos que expones, solo por eso debería dejar de ir al médico de cabecera, al fin y al cabo a veces la gente se muere por hacerle caso.

    Yo estoy usando un tratamiento homeopático para la alergía. No es para curarla, solo disminuye los síntomas y funciona. Según tus argumentos, solo por ser homeopático, aunque funcione, estoy entre la personas más ignorantes del mundo. Gracias.

    También criticas en un alarde de audacia la acupuntura. ¿Sabías que se está usando cada vez más por médicos ortodoxos simplemente porque funciona?

    Parece que la ignorancia, para los seguidores de la secta del escepticismo científico, solo es algo que padecen los demás.

    Una cosa más. Yo no dejaría que mi hijo o algún familiar muriera por no administrarle una medicina química (¿probarías tú un tratamiento alternativo?) pero que la gente se muera, si es por una decisión personal con respecto a una enfermedad, no es una tragedia. La muerte es algo que está ahí y es buena para nuestro mundo y para la vida. No deberíamos aspirar a ser inmortales.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, hay una confusión sobre los términos respeto y tolerancia y suelen citarse mal de manera torticera o por mera negligencia. No hay que respetar las ideas sino a las personas. La verdadera libertad de expresión (de ahí su grandeza) implica que yo estoy dispuesto a luchar porque el prójimo diga lo que le dé la gana, aunque lo que diga sea que yo (y los que son como yo) soy un imbécil. Esa persona es respestable, pero sus ideas no. Y tiene que tener total libertad para expresarlas.

    Respecto al comentario que dejó «Anónimo» sobre el tratamiento homeopático para la alergia que le funciona:

    Bueno, esto ya está muy hablado y muy cubierto, pero los tratamientos homeopáticos son, básicamente, agua o una chispita de alcohol o un piza de edulcorante. Y esto está demostrado científicamente; tan demostrado, que ni siquiera los homeópatas lo niegan (porque nadie puede negar el análisis químico de una sustancia, aunque sí poner en duda que eso haga algo, como pasa con el agua bendita, que es H20, pero hay gente que piensa que es más que eso).

    Ahora bien, si realmente te funciona —y esto lo sabrás mejor tú que nadie— tiene que haber otra causa y sería bueno que lo indagaras, habida cuenta de que, como decía, lo que te estás tomando no tiene ninguna propiedad curativa. Habrás oído hablar del efecto placebo, y esto también es un factor decisivo. Es más, mucha gente ha aprendido a conocerse mejor a sí mismos y sus enfermedades (es mi caso) gracias a este sano escepticismo. Yo, por ejemplo, probé la homeopatía hace muchos años porque no dormía bien Y FUNCIONABA. Curiosamente, cuando descubrí que aquello que me tomaba (carísimo, por cierto) no era más que agua con una gota da alcohol, dejó de funcionarme (¡claro!), pero me sirvió para darme cuenta de que la sugestión y otras cuestiones personales eran las que realmente me hacían dormir o pasar buena parte de la noche en vela:

    http://mamola.blogspot.com/2006/05/por-qu-la-homeopata-no-funciona.html

    Si entiendes bien en inglés, este vídeo, además, es instructivo:
    http://mamola.blogspot.com/2007/05/james-randi-on-homeopathy.html

    Un saludo,

    ···
    Xosé Castro

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:26

    Estimado anónimo, decir que "Hay gente que se muere con tratamientos ortodoxos" para justificar los alternativos es una chorrada de tamaño sideral. Si no lo ves, vamos mal... Peguémonos un tiro todos; Total, hubo un tipo que sobrevivió a un intento de volarse la tapa de los sesos y se le curó un desórden mental compulsivo que tenía, no? (Es un caso verídico, pero evidentemente nadie ha recetado pegarse tiros aún...)

    La homeopatía es tan simple como que un lumbrera de turno diga "un mol de hígado de murciélago muerto una noche de luna llena funciona contra el pie de atleta", lo publique y la gente empiece a usarlo... Método científico cero: efectividad cero.

    Que digas que "te alivia los síntomas", sinceramente, tiene el valor probatorio que que me digas que rezarle el avemaría a la alergia te funciona (O sea, ninguno).

    Así que como te dice Xosé, estudia que es la homeopatía, y como se lleva a cabo.

    Después de ese ejercicio podrán pasar dos cosas:

    a)Que dejes de creer.
    b)Que no dejes de creer.

    Si se produce b, entonces, es que eres un memo.

    ResponderEliminar
  4. Veamos, Anónimo.

    La gente también se muere, cuando recibe un tratamiento médico ortodoxo y no solo cuando este tratamiento ha sido mal elegido. Pues sí, a veces ocurre, pero la alternativa válida no es someterse a tratamientos falsos. De hecho, también hay quien muere en un accidente de tráfico a pesar de llevar puesto el cinturón de seguridad, pero tendrá bastantes más probabilidades de morirse si no se lo pone.

    No pongo en duda que te "funcione" el tratamiento homeopático para la alergia; la cuestión está en por qué te funciona y, como en el caso de la pequeña Gloria Thomas, si realmente ese "funcionamiento" (un simple efecto placebo) sirve para algo ante enfermedades cuya sintomatología y evolución no dependen tanto de la percepción del propio paciente. Por otro lado, que un placebo te "funcione" tampoco te califica como una de las personas más ignorantes del mundo; dejando a un lado que parece haber indicios de que el efecto placebo puede producirse incluso si los pacientes saben que están siendo sometidos a un tratamiento ficticio, también cabe la posibilidad de que sepas que la homeopatía ni produce ni puede producir ningún efecto terapéutico, pero que, simplemente, decidas no aceptar ese dato que contradice tu creencia en esa pseudoterapia. La ignorancia no es la única causa del autoengaño, y probablemente ni siquiera sea la más importante.

    En cuanto a la acupuntura, desconozco las estadísticas. Sí que me consta que también está aumentando el grado de utilización, por parte de los médicos (los "médicos ortodoxos", como tú los llamas), de otros placebos o incluso de medicamentos auténticos pero prescritos como placebos (como los antibióticos prescritos para tratar infecciones víricas). Bien podría estar ocurriendo lo mismo con la acupuntura, aunque como te digo no conozco ninguna estadística al respecto, pero quizá tú puedas indicárnosla.

    La ignorancia, me temo, la padecemos todos en mayor o menor grado. La única diferencia entre los escépticos y los crédulos es que nosotros no nos conformamos con ella, incluso aunque ello suponga tener que renunciar a alguna creencia irracional. Te remito al estupendo ejemplo del somnífero de Xosé Castro.

    Y, por último, no sé si has observado el detalle de que Dana McCaffery tenía cuatro semanas, Gloria Thomas nueve meses, y Daniel Houser, trece años. A lo mejor tú encuentras respetable la "decisión personal" de Daniel (yo no), pero no creo que puedas justificar lo que ocurrió con las dos bebés con ese criterio. Criterio que, además, es bastante equívoco: una decisión personal tan trascendente requiere que quien la toma tenga suficiente información para valorar todos los factores que concurren en ella, y en el caso de quien opta por las pseudomedicinas lo que suele ocurrir es que no disponen de información rigurosa o sólo se les ha suministrando propaganda falsa en relación con la efectividad real de esos supuestos tratamientos. ¿Cabe hablar en ese caso de "respeto" a las decisiones personales o, ya puesto, a unas creencias que pueden llevar hasta la muerte simplemente por implicar negarse a aceptar la realidad? Yo creo que no, y eso es precisamente lo que trataba de decir con esta entrada.

    ResponderEliminar
  5. Una puntualización sobre algo que comentas en el primer párrafo: no todas las opiniones son respetables. Lo que es respetables es "que todo el mundo tenga derecho a opinar". Tú tienes derecho a decir que tienes fe en "algo", y yo tengo derecho a decir que me pareces estúpido por tener amiguitos imaginarios. Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo13:54

    Solo diré que habeis dado por sentado que no sé lo que estoy tomando. Sé muy bien lo que es y no es caro. Parece que las palabras "efecto placebo" tienen un profundo efecto placebo en la paz emocional de aquellos que las esgrimen cuando no conocen un caso de primera mano.

    Una vez una médico (ortodoxa) me recetó un antidepresivo para una simple infección de oído. Me lo recetó a pesar de que ella misma me explicó que era solo una infección y yo por los síntomas entendí que así era. Me leí el prospecto y no había ni una sola razón para tomármelo y muchísimas para no hacerlo.

    No he perdido por eso mi confianza en los médicos pero tener fe ciega en ellos es tan estúpido como tener fe ciega en un homeopata.

    A pesar de lo que os parezcan mis palabras. Pienso que lo primero que hay que tener, para curarse de lo que sea, es sentido común.

    Una cosa que he olvidado comentar con respecto al efecto placebo de mi medicamento para la alergia.

    El año pasado me fui a Polonia en plena crisis alergica. Parece que subconscientemente sabía que allí al día siguiente de llegar a mi destino no lo iba a necesitar más porque misteriosamente dejó de funcionar.

    Para el que no lo sepa un medicamento homeopático produce los mismos síntomas que la enfermedad que cura, cuando esa enfermedad no se padece. Y si no es así, no sigue el principio de la homeopatía.

    ResponderEliminar
  7. Para el que no lo sepa un medicamento homeopático produce los mismos síntomas que la enfermedad que cura, cuando esa enfermedad no se padece. Y si no es así, no sigue el principio de la homeopatía.Dudo mucho que agua con algo de azucar o alcohol pueda producir absolutamente nada, porque para los credulos que no lo sepan, si no hay nada de sustancia activa, no puede producirse ningun efecto.

    A no ser que creas en las tonterias de la memoria del agua, memoria selectiva que olvida todos los esfinteres por los que ha pasado por ejemplo.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo22:30

    Muy Iván, ya casi lo tienes. Ahora vuelve a leer lo que he escrito yo y lee lo que has escrito y piensa si lo que me estoy yo puede ser agua con azucar o no.

    Una pista: yo no he sido el que ha dicho que los medicamentos homeopáticos sean agua con azúcar y/o alcohol.

    ResponderEliminar
  9. yo no he sido el que ha dicho que los medicamentos homeopáticos sean agua con azúcar y/o alcohol.Muy cierto, anónimo. Generalmente son sólo agua, azúcar o alcohol.

    Ah, y quien lo dice es la propia farmacopea homeopática.

    ResponderEliminar
  10. Luis4:27

    1. El "medicamento" homeopático produce los mismos síntomas que la enfermedad tratada, se supone, en dosis considerables, no en diluciones donde no queda ni una molécula. Así son las dosis homeopáticas, una gota en millones de gotas de agua. Así que, químicamente, los gránulos homeopáticos son AGUA, ALCOHOL o GLUCOSA.
    2. El hecho de que una sustancia produzca los mismos síntomas que la enfermedad (insisto, en dosis adecuadas, y no en dosis homeopáticas) no quiere decir que los anule.
    3. Anular un síntoma no es curar la enfermedad. Podemos bajar la fiebre con aspirina, pero no podemos curar la gripe con ella.
    4. Nadie ha explicado aún cuál sería el mecanismo por el cual "lo mismo se cura con lo mismo".
    5. Tampoco se explica por qué habrían de funcionar mejor las dosis cuanto más bajas sean. Esto no tiene ningún fundamento.
    6. La homeopatía se INVENTÓ en una época en que ni siquiera se conocían los gérmenes patógenos, no se sabía de la necesidad de la asepsia siquiera y menos aún se conocían los virus y las bacterias. Entonces, qué era Hahnemann? Un iluminado? Un dios?
    7. El efecto placebo es más que conocido. Está probado. Qué más quieren saber para reonocerlo?
    8. El funcionamiento de un medicamento no puede evaluarse seriamente sobre la base de tstimonios particulares.
    9. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Crean lo que quieran pero, por favor, infórmense seriamente, por favor. Y, por favor, cuando lean, háganlo BIEN.
    10. Y si no se interiorizan lo suficiente, no se victimicen diciendo que no se respetan sus opiniones. Hay opiniones que no se pueden respetar.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo12:25

    Todo eso que escribe Luis son cosas que ya había leído. Ciertamente no puedo refutar casi nada de lo que dices Luis. Al punto 7 le puedo replicar.

    Sé que el efecto placebo y la sugestión existen. ¿Significa eso que el 100% de los remedios no administrados por un médico ortodoxo no funcionan? Yo creo que no deberíamos ser pretenciosos al responder. Pensar que las cosas son así... es un asunto de fe porque dudo mucho que hayais hecho estudios personalmente. Quiero llamar la atención en que mucha gente me ha respondido sin saber cuales son los principios de la homeopatía. Muy racional.

    Después de todos estos mensajes aun nadie me ha preguntado que medicamento estoy tomando. Muy científico.

    Yo no recuerdo haber dicho que crea en la homeopatía. Yo solo he dicho que el medicamento funciona y dudo que sea por el efecto placebo pero sinceramente si es por efecto placebo, me sirve igual, el interiorizarme a mi mismo no creo que sea de mucha más ayuda si tengo un problema no psicológico. Además ¿tú que sabes si interiorizo o dejo interiorizar? De pequeño bebía agua con azúcar para las agujetas y por el recuerdo que tengo ni me quitaba las agujetas, ni me hacía tener los síntomas de la alergia. Cuestión de dosis será o que no le eché alcohol o quizá era demasiado joven para tener efecto placebo.

    En cualquier caso, a mí la idea de la homeopatía me pareció peregrina cuando la leí por primera vez e incluso pensé que es el tipo de ideas que cuando se me ocurren a mí, las dejo como último recurso. Por otro lado sé de sobra que la homeopatía, por lógica, no puede funcionar con muchas enfermedades y menos si tienen un origen genético.

    Químicamente, por supuesto, un medicamento que ha salido de una planta es fácil que lleve glucosa. O aunque no lo lleve de natural, que le hayan echado algo de azucar para que no sea amargo. Como mis conocimientos son limitados (a mí no me da vergüenza admitir que no lo sé todo), lo del alcohol ya no sé si es tan normal. Yo solo sé que mi medicamento entre otras cosas lleva hisopo y que si no es así y alguien lo descubre, una de las empresas grandes (no sé si de las más grandes pero grande sí) de España quebraría y miles de personas se quedarían sin trabajo. En mi ciudad, que es donde se hacen los medicamentos de esta empresa, nadie va diciendo que esos medicamentos son agüilla de chiste y os puedo asegurar que la gente de mi ciudad es de hacer ese tipo de cosas. Puede que no lo hagan, por preteger sus puestos de trabajo pero ¿los tomarían ellos mismos? Yo opino que no (ojo solo opino). Los que trabajan para esa empresa toman esos medicamentos si bien aclaro que no todos son homeopáticos. No todo es homeopatía en este mundo.

    Y para terminar ¿se os ha olvidado que hay mucha gente a la que no le interesa que los remedios de la abuela funcionen? A las farmaceuticas se les ha pillado muchas veces en un renuncio haciendo "estudios". Todo muy científicamente económico.
    Pero claro si me creo que las farmaceuticas a veces son malas es porque tengo un miedo irracional. Típico en un comehierbas de pueblo.

    Más ciencia y menos escepticismo.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo, creo que eres tú quien ha respondido sin saber cuales son los principios de la homeopatía.

    No es que, como tú dices, Químicamente, por supuesto, un medicamento que ha salido de una planta es fácil que lleve glucosa. O aunque no lo lleve de natural, que le hayan echado algo de azucar para que no sea amargo. Para preparar un producto homeopático se parte de una "tintura madre" (empleando a veces una planta, pero también cosas como el hígado de un pobre pato, esputos, heces o tejidos en descomposición procedentes de un enfermo, sal común monda y lironda...) y se diluye repetidamente en agua o alcohol. La presentación del producto puede hacerse en forma de líquido (empleando directamente la dilución) o bien en píldoras de glucosa que previamente han sido empapadas con la dilución y dejadas secar.

    Lo que ocurre es que el grado de dilución de la "tintura madre" es tan alto que o bien sólo quedan trazas del producto original, o en la mayoría de las ocasiones ni siquiera eso, y ha desaparecido completamente. De modo que el producto homeopático en realidad sólo contiene agua o alcohol (en el caso de los líquidos) o glucosa (las píldoras). Es algo que puedes comprobar con facilidad mediante un análisis químico o, simplemente, fijándote en el grado de dilución del producto que tomas y haciendo algunos números.

    De todos modos es muy interesante que digas que el producto que estás tomando lleva hisopo. Si se ha usado como tintura madre no hay problema: habrá desaparecido durante el proceso de elaboración. Pero si el producto realmente lleva cantidades apreciables de hisopo no es legalmente un "medicamento homeopático" y no puede venderse como tal. Sería interesante saber si en el envase consta el correspondiente Código Nacional del Medicamento, pero me extrañaría. La verdad, me da la impresión de que es uno de esos productos que se han colado en el mercado aprovechando que la Agencia del Medicamento hasta ahora no se ha molestado en controlar ese sector.

    Por último, en cuanto a eso que dices de que que hay mucha gente a la que no le interesa que los remedios de la abuela funcionen, por supuesto que no se nos ha olvidado. Pero las cosas funcionan o no independientemente de los intereses que tengan las grandes industrias farmacéuticas (incluyendo la industria farmacéutica homeopática) y, por supuesto, independientemente de lo que a nosotros nos gustaría o no. Es una pena -o no- pero así funciona el mundo.

    ResponderEliminar
  13. Luis17:08

    Anónimo:
    Con respecto a tu réplica al punto 7, puedo contestar una cosa: En qué parte digo o sugiero que un medicamento no funciona sólo porque el médico no lo recetó?
    Como dije antes, hay que leer bien. De lo que yo escribí no pueden extraerse esa conclusión. Creo haber sido claro.
    Vamos a ponerlo en palabras de otro, digamos de Umberto Eco, en su artículo "El mago y el científico". Dice:
    "Es difícil comunicar al público que la investigación está hecha de hipótesis de experimentos de control, de pruebas de falsificación. El debate que opone la medicina oficial a la medicina alternativa es de este tipo: por qué el pueblo debe creer en la promesa remota de la ciencia cuando tiene la impresión de tener el resultado inmediato de la medicina alternativa? Recientemente, Garattini advertía que cuando se toma una medicina y se obtiene la curación en un breve período, esto no es aún la prueba de que el medicamento sea eficaz. Hay aún otras dos explicaciones: que la enfermedad ha remitido por causas naturales y el remedio ha funcionado sólo como placebo, o que incluso la remisión se ha producido por causas naturales y el remedio la ha retrasado"
    Por otra parte, la medicina tradicional sí se vale de remedios "caseros" para los tratamientos. Por ejemplo, el ácido acetilsalicílico (aspirina) se usa desde hace mucho tiempo. Sólo que, una vez hechas las pruebas de rigor se puede saber cómo actúa, cuáles son las dosis adecuadas, de qué manera lo absorbe el cuarpo, cómo lo elimina, qué acciones secundarias tiene, y se lo puede comercializar en comprimidos.
    Es decir, hace tiempo que la farmacología viene utilizando remedios "naturales", sólo que la ciencia se encarga de estudiar cuáles son los efectos positivos y negativos, por qué se producen, etc.
    Esto va mucho más allá de los intereses económicos de los laboratorios. Ésa es otra discusión que tendrá que ver con el sistema económico y social y no con el método científico.
    Por otro lado, es que acaso la "medicina alternativa" no mueve dinero? No existen los intereses económicos de los laboratorios y farmacias homeopáticas, de los curanderos, editoriales, terapeutas alternativos y demás? Hay algún control de todo eso? Se compara el control (o descontrol) que tiene la medicina alternativa con respecto a la medicina, farmacia, etc?
    Más ciencia y menos credulidad.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo17:57

    El problema es que ser escéptico requiere mucho esfuerzo. Por otro lado, las terapias alternativas (llamarlo medicina me parece insultante para la medicina de verdad) sacuden fuerte en el terreno personal, algo que la medicina 'convencional', con falta de personal y medios difícilmente puede cubrir. Por qué acudir a un médico que te trata como un paciente más, si puedes acudir a un homeópata que se va a interesar por los más nimios detalles de tu vida, a un módico precio por consulta? Mucha gente quiere sentirse especial. Unos se compran coches de modelo exclusivo, se van de viaje a la quinta coña, lucen un modelito de tal o cual pavo. Otros se van a un charlatán que los hace sentirse especiales.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo17:59

    Es bastante interesante que despues comenzar con un tema se termine o mejor dicho se continue con la importancia del respeto, la tolerancia y el conocimiento e informacion, me alegro de aquello, humildemente creo que si conocieramos a cabalidad estos concepto seriamos un mundo mejor.... el derecho de todo ser humano es creer en lo que quiera respetando la creencia del otro.

    ResponderEliminar
  16. No creo civilizado criticar a nadie en su forma de actuar, la medicina convencional, es decir la
    alòpata, fuè la causante de que mi hija muriera, se sometiò a quimioterapias y radioterapias y èstas le destruyeron los huesos y su muerte no fuè debida al càncer sino a los tratamientos. Creo que es muy importante que todos tengamos derecho a escoger nuestra forma de curarnos sin ser criticados y nadie tiene derecho a juzgar los actos de los otros a menos que sea la perfecciòn viviente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento mucho lo que le pasó a tu hija, Yolanda, pero también lamento que te hayan metido esas ideas en la cabeza. La medicina científica no lo cura todo, pero las terapias alternativas no curan nada, y de hecho en esos casos son especialmente peligrosas. Y sí, hay muchos enfermos que mueren a pesar de recibir tratamiento, pero la lista de víctimas de los charlatanes (entre los que se incluyen los negadores del cáncer) es aterradora.

      Eliminar
  17. Anónimo0:55

    efectivamente

    ResponderEliminar