21 de septiembre de 2010

Lucecitas en el cielo

Reconozco que la noticia me saltó a la cara como... bueno, como algo que te salta a la cara. La portada de la edición web de ABC la publicaba tan solo en un recuadrito, pero era suficiente como para llamar la atención:


En el interior, el reportaje publicaba una segunda fotografía,


y contaba que

Manuel Moriones, un madrileño aficionado a la astronomía, ha logrado captar en Isla Cristina (Huelva) unas imágenes inéditas de lo que parece ser el paso de un asteroide sobre la Tierra. Según el autor de la fotografía, se trata de la roca espacial 2010 RF12 que hace unos días pasó muy cerca de nuestro planeta. La instantánea fue captada con una simple cámara, sin telescopio.

Precisamente fue eso último lo que más me llamó, que captase las fotos sin telescopio. ¿Es eso posible?

Pues más bien no. Y vamos a verlo con los datos que proporciona el propio artículo, sin ir más lejos.

Dice el texto que


El primer asteroide, el 2010 RX30 con un tamaño de entre diez y veinte metros de diámetro, pasó a las 9:51 a menos de 0.6 distancias lunares de la Tierra (unos 248.000 kilómetros), mientras que el segundo, el 2010 RF12, con tamaño de entre seis y catorce metros, pasó a 0.2 distancias lunares (unos 79 000 kilómetros) una horas después, a las 23:12.

Moriones realizó las fotografías a las 23:25 horas en la playa onubense, de forma que sería el segundo objeto el que se refleja en las imágenes. El investigador, afincado en Madrid, ha indicado que sólo tuvo que adentrarse unos metros en el mar para captar una imagen que considera "histórica".


No nos complicaremos mucho y utilizaremos la técnica del "cálculo del reverso de sobre". Tal que así:


Como ven el sobre no deja mucho espacio disponible, pero tampoco hace falta demasiado. De hecho, para empezar basta con un par de reglas de tres. Según la mayor de las estimaciones que cita el periódico, el asteroide tendría 14 metros de diámetro. Por otra parte, se encontraba a 79 000 Km de distancia. Haciendo unos numeritos


Lo que ha conseguido este señor equivaldría a fotografiar un disco de 14 mm de diámetro a... ¡79 Km de distancia! Para que se hagan una idea, un céntimo de euro mide algo más de 16 mm de diámetro. No hace falta tener muchas luces para darse cuenta de que semejante proeza es sencillamente imposible, ¿verdad?

En fin, que ni siquiera hemos necesitado el poco espacio libre que nos dejaba el sobre para darnos cuenta de que la noticia es un disparate. Pero, ya que lo tenemos, vamos a seguir.

Podemos verlo de otra manera. Una fotografía capaz de captar un objeto de 14 metros a 79 000 Km de distancia, ¿qué podría captar sobre la superficie de la luna? Haciendo de nuevo unos cálculos (y redondeando para no echar mano de la calculadora) tenemos que


¿Es posible desde La Tierra resolver objetos de 70 m situados sobre la superficie lunar? Una primera aproximación a la cuestión nos dice que no. Por ejemplo, observen esta foto:


Fue captada a través de un telescopio (de hecho, con la cámara de mi teléfono).

Volvamos al sobre. La Luna tiene un diámetro de 3476 Km. Vamos a suponer que la cámara del fotógrafo portentoso, que dice que era más o menos normal, tuviese una resolución de 12,1 Megapíxeles, de modo que sus fotografías serían de 4000x3000 píxeles. Para seguir sin echar mano de la calculadora vamos a aceptar que la Luna ocupase esos 4000 píxeles y redondear el resultado. Tendríamos que


Es decir, cada píxel de la imagen equivaldría a un kilómetro de superficie lunar. Y eso, recordemos, en el caso de una foto tomada por un telescopio. Sin entrar en detalles (que no caben en el sobre), parece evidente que una "simple cámara" no podría llegar nunca a tanta resolución, de modo que el fotógrafo se quedaría aún más lejos de esos 70 metros. O, lo que es lo mismo, no tendría resolución suficiente para fotografiar el asteroide.

De hecho no podría hacerlo ni él ni nadie. Volvamos a nuestro sobre, pero esta vez vamos a hacer un cálculo un poco más complicado (y sí, ahora con calculadora). La llamada "fórmula de ángulo pequeño" relaciona (aproximadamente) la distancia de un objeto, su tamaño aparente y su diámetro real. En su forma más habitual se suele escribir como

D=ad/206.265

Donde D es el diámetro real del objeto, a su tamaño aparente en segundos de arco, y d la distancia.

En este caso lo que conocemos es precisamente la distancia (79 000 Km) y el diámetro real del objeto (14 m), de modo que podemos emplear la fórmula para encontrar su tamaño aparente:


¿Cómo podríamos observar un objeto de 0,0366 segundos de arco? Pues difícilmente. Ni con la cámara de este señor, ni con mi telescopio, ni con el mismísimo Hubble. De hecho, el Hubble alcanza una resolución óptica de 0,1 segundos de arco, y aunque su óptica no le permite alcanzar la cantidad de "aumentos" que los mayores telescopios con base en tierra, estos se ven lastrados por los efectos de la atmósfera, que impiden obtener resoluciones mayores de 0,5 arcosegundos. 

Eso directamente, claro. Se podría llegar a captar un objeto como el asteroide de marras gracias a la luz solar que reflejaba, y aunque su tamaño sería insuficiente para llegar a resolverlo y captar su forma, el fotógrafo quizá podría haber captado un puntito brillante. De hecho así es como fueron descubiertos estos objetos y así es como se ha podido captar algunas fotos de ellos... que no tienen nada que ver con las que publica el periódico, a pesar de haber sido obtenidas con telescopio. Porque resulta que 2010 RF12 alcanzó una magnitud aparente de aproximadamente 12, es decir, unas 250 veces menos brillante que las estrellas más débiles que pueden observarse a simple vista. Y, desde luego, muchísimo menos luminoso que lo que podría captar una "simple cámara".

De todos modos reconozco que todos estos cálculos sobran. Bastaría con el primero, es decir, el hecho de que las fotos equivaldrían a fotografiar desde Madrid un céntimo de euro situado en Ávila, para darse cuenta de que la afirmación es un puro disparate. Por muy brillante que fuera el céntimo de euro.

Lo cual, por cierto, no ha impedido que la "noticia" se publicase no solo en ABC, sino en Huelva Información, ADNEl Día o Terra Noticias. En algunos casos, para más sarcasmo, en la sección de ciencia y tecnología. Evidentemente, en ninguno de estos medios hubo nadie que se mosquease lo más mínimo ante la noticia y hubiese hecho unas mínimas comprobaciones, pero es que tampoco lo hubo en la fuente de la noticia, la Agencia Efe, que no parece preocuparse demasiado por estar a la altura de ese lema que nos coloca Google cuando buscamos su dirección de internet.



Claro que tampoco parece que se mosquease mucho el autor de las fotos. Algo muy extraño si tenemos en cuenta que, según la noticia, este buen señor es un "investigador". Pero, ¿qué clase de investigador?

Pues la respuesta la tenemos en alguna otra publicación de las que han picado, como La Vanguardia, que dice que este señor

trabaja para el Centro de Investigador de Fenómenos Extraños (CIFE) de la Comunidad madrileña

Centro Investigador, que como su nombre indica, es... bueno, esto.

De modo que ya lo ven: Manuel Morriones es un investigador... del fenómeno ovni. Sí, de esos que se van con su chaleco multibolsillos a las alertas ufológicas y demás parafernalia. Como yo, en el fondo, soy un pedazo de pan, pensaré que este animoso investigador, sencillamente, es incapaz de saber lo que ha fotografiado (porque la alternativa, es decir, que sí que sepa lo que ha fotografiado, le dejaría en peor lugar aún). Pero, en cualquier caso, si esto es una muestra de la calidad de sus investigaciones ufológicas...

Pero, ¿saben? En realidad no hay problema. Estas cosas no son tan raras en la ufología española. Y, como hemos visto, tampoco en los medios y agencias de noticias. En fin...

16 comentarios:

  1. Plas, plas, plas, plas...

    Bonito nuevo gran ridículo de un tipo de periodismo que cada vez abunda más, para desgracia de la profesión.

    ResponderEliminar
  2. Y todas las que nos colarán como "noticias"... :/

    ResponderEliminar
  3. Brillante deconstrucción de una fotografía. Que además, me permito añadir, hizo sin trípode, de noche y con los pies metidos en el mar. De milagro que, fuera lo que fuera lo que fotografió, no saliera más movido.

    ResponderEliminar
  4. Esos metros que se metió en el mar le permitieron el angulo justo :D

    ResponderEliminar
  5. Aplastantes tus argumentos.
    Yo, la verdad no me habría parada a ghcer un solo cálculo. Un objeto de 14 m a esa distancia no puede reflejar tanta luz como para que sea visible de día. No destacaría por encima del nivel de luminosidad del cielo.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. Lo raro es que no diga que es un ovni. ¿Se habrán rendido ya los ufólogos?

    ResponderEliminar
  7. Tiene guasa que baste con moverse "unos metros", tanto da hacia donde, para cambiar el angulo de algo que esta a 79.000 km. Ademas, la foto si que esta movida. De hecho parece el faro de un coche u otra luz redonda.

    ResponderEliminar
  8. Una pregunta: ¿habeis enviado esta entrada en formato carta a la dirección de ABC?

    ResponderEliminar
  9. Obviamente pasarán del tema :D

    ResponderEliminar
  10. Plas, plas, plas!! Bueno... muy bueno... ;o))

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. ¡Vaya, Juan Diego! Ahora que iba yo a decirte que tenías razón... ;-)

    Un saludo, paisano.

    ResponderEliminar
  13. Jejejeje, muy buena entrada, pero me pregunto lo mismo que ellos, ¿se lo has enviado? No estaría de más que publicasen alguna rectificación, digo yo :P

    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. ¿Una carta? ¿Tal como esta?

    -----

    El pasado día 20 ABC publicó (nada menos que en su sección de Ciencia) un reportaje titulado "Imágenes inéditas del asteroide que rozó la Tierra", en el que se cuenta que un aficionado obtuvo con su cámara dos fotografías del asteroide 2010RF12 a su paso por la vecindad de nuestro planeta. Con los datos que publican en su artículo una simple regla de tres demuestra que esto es sencillamente imposible: fotografiar un objeto de 14 metros de diámetro a 79.000 Km de distancia equivaldría a fotografiar un objeto de 14 milímetros (como una moneda de un céntimo de Euro) desde 79 Kilómetros. Teniendo en cuenta, además, que el ateroide alcanzó una magnitud de 12 (es decir, era 250 veces menos luminoso que la estrella más débil que pueda observarse a simple vista), la historia es sencillamente inverosímil.

    Según algunos medios el autor de las fotografías es "investigador del fenómeno ovni". Evidentemente, ver una luz en el cielo y creer que es un fenómeno extraordinario entra dentro de la peculiar "lógica" de la ufología, pero un periódico serio debería tener mucho más cuidado con lo que publica.

    -----

    No creo que la publiquen siquiera, pero en fin...

    ResponderEliminar
  15. Bueno, por lo menos que no digan que nadie les avisó. La carta que has redactado me parece genial :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Simplemente felicitarte por el blog. No lo conocía, pero buscando al tipo que ha sacado esto, en google, he llegado hasta aquí. Para quedarme.
    Por cierto, la historia también está en LaVanguardia digital. Sin comentarios.

    ResponderEliminar