23 de mayo de 2010

El Cristo de Javier Krahe

Uno de los artículos más polémicos del Código Penal es el 525, ese que dice que

1. Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican.

2. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna.

Polémico y delicado a la hora de aplicarlo. Por un lado está el hecho innegable de que los creyentes son especialmente sensibles con cualquier cosa que pueda herir sus sentimientos religiosos. Y por el otro...

Bueno, por el otro hay muchos factores a considerar, desde la cortapisa que supone para la libertad de expresión hasta el hecho de que lo que para una determinada creencia religiosa es un dogma de fe para otra puede resultar ofensivo y hasta vejatorio. Pero el principal problema es, creo yo, ese mismo argumento sobre la sensibilidad de los creyentes. Porque, francamente, la facilidad con la que muchos de ellos se consideran ofendidos puede llegar a extremos francamente ridículos.

Y ese es el caso de la apertura de juicio oral contra Javier Krahe por la supuesta comisión de un delito contra los sentimientos religiosos. Su vídeo sobre cómo cocinar un Cristo puede resultar de mejor o peor gusto, pero, la verdad, para ofenderse con él hay que tener una sensibilidad que ya entra de lleno en lo patológico.



Veremos en qué queda la cosa. De momento la noticia que ha trascendido es la de la importante cantidad que tanto él como la productora de Lo + Plus tienen que depositar o afianzar para responder de las penas que se les solicitan. Menos conocido es el hecho de que, según el auto de apertura de Juicio Oral, el procedimiento sigue adelante sólo a petición de las acusaciones populares (el Centro de Estudios Jurídicos Tomás Moro y J. Nicolás de Salas Moreno), pero el Ministerio Fiscal, con toda coherencia, ha solicitado el sobreseimiento de la causa. Y cabe esperar, creo yo, que decida eso mismito el Juzgado de lo Penal correspondiente.

Pero hay otro argumento contra el artículo 575 que nadie, y mucho menos el Centro de Estudios Jurídicos Tomás de Torquemada Moro o el tal J. Nicolás de Salas Moreno, parece tener en cuenta. El vídeo de marras fue emitido en su día por Canal + y lo verían... bueno, no sé cuántos televidentes. Pero ahora, gracias a la iniciativa de estos esforzados imitadores de Bernardo Gui, el vídeo de youtube lleva ya cincuenta y tantas mil visitas, el asunto está siendo reflejado en multitud de periódicos y bitácoras de España, e incluso ha llegado nada menos que a Pharyngula.

En fin, que me da la impresión de que a estos inquisidores se les va a indigestar bastante el Cristo al horno de Javier Krahe. Y si no, al tiempo.

12 comentarios:

  1. Como has dicho muy bien, la libertad de expresión puede esconder manifestaciones vulgares, de mal gusto y de pésimo gusto, pero ¿quién es juez válido del gusto? Si en vez de cocinar a un Cristo hiciéramos chistes sobre el Profeta, ¿dónde nos veríamos?

    La libertad de expresión es lo que tiene, que ofende. Si no ofendiera, molestara, irritara... ¿sería libre, realmente libre? No es obligatorio que moleste, pero sirve para poner en evidencia algunas cosas, para compartir otras, para discutir (razonablemente) y para discrepar, y para evidenciar el estado de salud de la libertad de una sociedad.

    Kant (y tantos otros) argumentó que la libertad de expresión era la madre de todas las libertades, que no podrían existir sin ella. Aunque Kant no es exactamente santo de mi devoción, le doy toda la razón.

    ¿Tiene límites la libertad de expresión? Ése es tema de otro debate.

    P.S.: Coincido también en una cosa: si nadie hubiera hecho caso de la lección de cocina, el asunto se olvida de un día al otro.

    ResponderEliminar
  2. Oh, mon ami, pero olvidas que la publicidad que recibirá el video de marras es directamente proporcional a la que obtendrá, también, el Centro Tomás Moro. Que aquí nadie da puntada sin hilo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, pero que a fin de cuentas, ¿no han sido los mismos católicos los de la ocurrencia de comerse a Cristo? ¡Lo hacen cada domingo!

    ResponderEliminar
  4. Sí hombre, pero se lo comen crudo. ¡Eso de cocinarlo es una salvajada!

    ResponderEliminar
  5. No, si al final la culpa será de las finas hierbas... ;-)

    ResponderEliminar
  6. Supongo que acogiéndome al apartado 2 del artículo, cada vez que un obispo, rabino, imán o lo que sea, salga diciendo que los males del mundo son culpa del ateísmo y de los ateos, podré demandarlo ¿no?

    ResponderEliminar
  7. ain, este codigo penal, siempre que lo pulen, siempre termina por escaparse algun "tarzanete" juridico

    ResponderEliminar
  8. Hola:

    ¡¿Cómo?! Yo no entiendo nada.

    Nunca se me hubiese ocurrido que una creencia o una idea debía ser respetada. Menos que una ley me obligase a hacerlo. (Yo siempre he respetado a las personas).

    Cada vez que hablo sobre una creencia basada en la fe tengo que ser muy cuidadoso con lo que digo; porque, de lo contrario, los que creen de esa manera se ofenden como si yo no los respetará a ellos. Esto siempre me ha sugerido que los que les enseñan sus creencias no lo hacen bien, ya que los hacen intolerantes.

    Saludos.

    Bayo

    ResponderEliminar
  9. La aplicacion del articulo 2 conllevaria la prohibicion de editar, distribuir, transmitir o vender La Biblia o la Tora, cual Mein Kampf

    ResponderEliminar
  10. El punto 2 de la ley es más curioso todavía.
    En cualquier sermón de cualquier sacerdote católico podrás oír como el ateísmo es la culpa de todos los desastres del mundo, desde los asesinatos, violaciones a los desastres naturales y las guerras.

    Eso sí, a los creyentes no les faltes al respeto.

    ResponderEliminar
  11. he vuelto sobre este asunto porque segundo algunos estas cosas solo pasan con el islam. Los ultracatólicos no tienen sentido del humor. Ni saben reirse... de ellos mismos. De los demás se ríen constantemente

    Pero sí, es bastante triste que sigamos como con el franquismo cuando se hacían consejos de guerra por decir que la guerra civil no había sido una santa cruzada.

    Hay que apartar de la vida pública a todos los religiosos de cualquier manifestación u opción. De lo contrario terminaremos todos como borregos atados a supercherias y a presuntos gurús

    ResponderEliminar
  12. http://astillasderealidad.blogspot.com/2012/03/javier-krahe-sera-juzgado-por-ofender.html

    ResponderEliminar