7 de octubre de 2010

Libra: te surgirá una nueva oportunidad laboral...

En estos tiempos de inseguridad económica no es mala idea echar de cuando en cuando un vistazo a las ofertas de trabajo, por lo que pueda pasar. No hay muchas (por desgracia), así que se pueden consultar en un ratito, y siempre cabe la posibilidad de encontrar en ellas un trabajo mejor que el que ya se tiene. O el que no se tiene, claro.

Como podría ser, por ejemplo, este:



Se lo transcribo para que no tengan que dejarse los ojos. Buscan a un astrólogo, a tiempo parcial y salario a negociar, con contrato indefinido y con el único requisito de ser licenciado. Y con los siguientes detalles:



Revista busca incoporar un Astrólogo para la seccion de horóscopos. Es necesario aportar experiencia en puestos similares. Puntualmente se incluirán en la revista articulos sobre distintos temas astrológicos.

Mínimo: Aportar experiencia realizando articulos astrológicos. Estar dipuesto a trabajar en jornada intensiva de noche.

Deseado: Se valorará tener conocimiento de idiomas.

Es una oferta a tiempo parcial, pero como el horario es nocturno podría compatibilizarla con mi trabajo habitual, de modo que tras considerarlo cuidadosamente he decidido enviar una solicitud para el puesto. A ver qué les parece:


Estimados señores:

Les escribo en relación con su oferta de trabajo para un astrólogo. 

Aunque reconozco que no he desempeñado nunca esa tarea, soy astrónomo aficionado, y teniendo en cuenta que cada dos por tres algún medio de comunicación confunde astronomía y astrología supongo que podemos considerarlas "similares". 

Puedo presumir, sin embargo, de tener una preparación más que suficiente para la tarea. En primer lugar debo indicarles que tengo no uno, sino tres signos astrológicos: según los horóscopos soy Libra, según el aspecto real del cielo soy Virgo, y por vocación me considero un Ofiuco, más que nada por solidaridad con los nativos de este signo habitualmente menospreciado por los astrólogos. El resultado es que me llevo estupendamente con todo el mundo, puesto que si soy incompatible con algún signo por mi lado Libra, seguramente mi lado Virgo no lo es, y en el improbable caso de que hubiera incompatibilidad con los dos puedo echar mano de mi vertiente Ofiuco, que por lo visto no es incompatible con ninguno.

Por otra parte leí una vez que el redactor del horóscopo de un importante periódico norteamericano lo hacía escribiendo una serie de predicciones en fichas de cartón, barajándolas y metiéndolas en una caja de zapatos. Cada día sacaba doce fichas, las copiaba para su columna y las guardaba en el fondo de la caja. El método le había funcionado estupendamente durante varias décadas, sin recibir nunca ninguna queja.

El caso es que yo tengo una caja de zapatos vacía, y aunque mi letra es tan pésima que a veces ni yo mismo entiendo lo que he escrito, en el fondo esto puede ser también una ventaja, porque puede aportar un toque de oscuridad, misterio y esoterismo a las predicciones astrológicas. 

Como les decía, carezco realmente de experiencia en este campo, pero creo que este dato no tiene importancia. Desde que a alguien se le ocurrió que fingir leer el destino en las estrellas era una manera estupenda de ganarse la vida sin dar un palo al agua, un factor clave en el éxito de la astrología es la constatación de que los seres humanos tendemos a recordar los aciertos pero olvidamos fácilmente los fallos. Si yo predigo que los Tauro deben abrigarse al salir a la calle porque pueden resfriarse, la mayoría de los nativos de ese signo, cuando vuelvan a su casa sin haber soltado ni un estornudo, habrán olvidado totalmente que dije semejante tontería (y si no lo olvidaron también recordarán que yo dije que podrían resfriarse, no que les fuera a pasar con toda seguridad). Pero los que lleguen derechos a atizarse un lingotazo de frenadol (o, mejor aún, los que corran a buscar el tubito de Oscillococcinum, que evidentemente serán más crédulos) seguro que recuerdan que yo se lo advertí.

Cuento, por otra parte, con la ventaja de que yo conozco el efecto Forer y lo he visto en acción, pero la inmensa mayoría de los creyentes en la astrología no lo conocen, aunque sin duda también lo han experimentado. Y como presumo que ustedes, si buscan un astrólogo pero no son unos completos sinvergüenzas, tampoco saben de qué va la cosa, me limitaré a decirles que consultadas las estrellas oportunas y teniendo en cuenta que Saturno se encuentra en la Cuarta Casa y el Sol en la Décima, según se mira a la derecha, me he tomado la libertad de remitirles una carta astral personalizada para cada uno de ustedes. Se la adjunto en hoja aparte con el ruego de que hagan fotocopias y se las repartan, que ya saben cómo están de caros el papel y el toner.

Según la oferta, el trabajo consistiría en redactar artículos astrológicos, para lo cual sin duda estoy sobradamente capacitado. Además de que los Libra, Virgo y Ofiuco somos idóneos para la tarea, como sin duda saben (y si no yo se lo explico, no se preocupen) se da la circunstancia de que estoy suficientemente familiarizado con el lenguaje empleado por los astrólogos como para escribir las mismas cosas pomposas y vacías de contenido que perpetra cualquiera de ellos. Tan bien o incluso mejor que ellos, puesto que también puedo añadir términos que parecen estar basados en materias tan poco comprensibles para el común de los mortales como la física cuántica o la teoría de cuerdas. Naturalmente también puedo abusar tan bien como cualquier otro astrólogo de palabras como "energía" o "vibración", y manejo con soltura términos como "ascendiente" o "descendiente", con la ventaja de que encima me sé otros como "ecuante", "epiciclo", "excéntrico" o "deferente" que pueden aportar un toque de modernidad a la disciplina, ya que provienen de hace menos de dos milenios.

Reconozco que algunas de mis circunstancias podrían ser consideradas como inconvenientes. Por ejemplo, como les decía soy astrónomo aficionado, lo cual implica que me costaría trabajo adaptarme a una creencia basada en el geocentrismo, las esferas celestes y la bóveda sólida de las estrellas fijas, tan imprescindibles para la astrología. Pero si las condiciones del puesto lo merecen estoy dispuesto a olvidar mis prejuicios, basados en algo tan poco importante como la realidad, e incluso a colocar mi telescopio como adorno en el despacho con el compromiso firme de no volver a usarlo jamás. Al fin y al cabo, ¿qué sabrán los astrónomos de cómo es realmente el cielo? ¿Verdad?

Por otra parte, si bien soy Licenciado reconozco que obtuve mi licenciatura en una disciplina distintas de la astrología. Sin embargo, por si les sirve como referencia tengo tres títulos en homeopatía, y me acabo de sacar ahora mismito uno en quiropráctica (este no lo conocíais, ¿eh?).


En cuanto al título de astrología, mi intención es matricularme a la mayor brevedad posible en la Universidad de Lleida, pero para el probable caso de que no me admitieran (o para el improbable caso de que los responsables de la Universidad recapaciten y no vuelvan a meter la pata de esa manera) ya he contactado con un amiguete que domina el photoshop y me va a proporcionar unos cuantos diplomas con la misma validez que los expedidos por cualquier Universidad que se precie.

En definitiva, considero que soy la persona idónea para representar un puesto de tan gran responsabilidad, teniendo en cuenta además que mi horóscopo de esta mañana me decía que hoy se me presentaría una oportunidad laboral que cambiaría mi vida o que me haría reír muchísimo, una de las dos cosas. Y estoy seguro de que no querrán que nadie se ría de ustedes.

En espera de sus noticias se despide atentamente...


Veremos si hay suerte. Les mantendré informados.


Nota bene: Si todo esto les suena... sí, reconozco que la idea me vino de esto. No siempre se puede ser del todo original ;-)


Actualización: No se rían, que la cosa va en serio. Mi futuro puede estar en juego X-DDD

10 comentarios:

  1. ¿cuando empiezas en el nuevo trabajo? y lo más importante ¿hay control de calidad? ...

    ResponderEliminar
  2. Seguro que se quedan solo con el primer párrafo de tu solicitud, y te contratan!

    ResponderEliminar
  3. Siempre recordaré con cariño la predicción de cierto día: "En el entorno laboral tendrás una grata sorpresa", ese día descubrí que la astrología me consideraba masoca, la "grata" sorpresa fué una carta de despido.

    ResponderEliminar
  4. juassss!!!!, que exquisito manejo de la ironía.

    ResponderEliminar
  5. Una estupenda carta de presentación. Aunque seguro que contratan a algún enchufado xD

    Por cierto q voy a sacarme un título en quiropraxis pero ya! xD

    ResponderEliminar
  6. Bajo el efecto meneame

    Que palo tio; si yo he ido al quiropractico y me ha venido muy bien; He podido volver a sacudir mi espalda en las pachangas de futbol con los colegas sin morirme de dolor despues.
    Bueno, tambien me creo las teorias conspirativas del 11s, y no paran de llamarme paranoico.
    no se... ya lo decia mi horoscopo,
    Hoy tu karma hara que te replantees muchas cosas. Mañana me quedo en la cama.

    ResponderEliminar
  7. Fernando, con ésta te has salido de la tabla. XDDDDD

    Grande

    ResponderEliminar
  8. Jajajajaja ... Incredibol !!!

    Pues aunque le parezca coña tengo una tía que trabajaba hace años en un periódico cutre a punto de entrar en quiebra en el que se ocupaba, además de las secciones de Local y Regional, de escribir las cartas al director, la fe de erratas (introducían erratas conscientemente para tener una sección fe de erratas, que le daba un barniz serio al periodicucho) y... El Horóscopo !!!

    Para redactar el horóscopo cogían un ejemplar al azar de la hemeroteca y copiaban palabra tras palabra, coma tras coma. Nunca hubo quejas.

    ResponderEliminar