24 de abril de 2010

Otras timopulseras: la "Harmony Zen" de Publipunto

Supongamos que pone usted la radio un día cualquiera, a una hora cualquiera. Es muy posible que se tope con algo así como esto:

Locutora: Seguramente lo habrán visto ustedes en la muñeca de personajes famosos, de deportistas, de políticos... que ya disfrutan de sus beneficios. Vamos a hablarles de Harmony Zen Antiestrés, que es lo último en magnetoterapia al servicio de nuestra salud y de nuestro bienestar, y solamente la conseguimos en Publipunto, en el 902 180 190, o en publipunto.com. Ramiro, muy buenos días.

Ramiro: Buenos días, Begoña, un saludo muy cordial.

Locutora: ¿Cómo es Harmony Zen?

Ramiro: Pues mira, en primer lugar te diré que es preciosa, que es una pulsera joya dotada de una potencia de 3600 Gauss, tiene siete juegos de piedras preciosas intercambiables, está hecha en acero trenzado hipoalérgico. Bueno, estos siete juegos de piedras semipreciosas los podemos utilizar según tengamos el día, cada día de la semana uno diferente, tenemos por ejemplo malaquita, sangol, jade amarillo, coral, lapislázuli, ojo de tigre y madreperla. Con todo ello conseguimos aunar y beneficiarnos de lo mejor de la medicina china, egipcia e hindú con la magnetoterapia, la gemoterapia, que proporciona, pues una armonización, un equilibrio de cuerpo y mente, y sobre todo, Begoña, nos aporta bienestar antiestrés.

Locutora: ¿Y cómo actúa?

Ramiro: Pues mira, incrementa concretamente la energía vital, nos armoniza, reduce el estrés, mejora la concentración, armonizándonos, proporcionándonos un bienestar inigualable, Incluso absorbe las ondas electrostáticas (sic) que emiten los ordenadores y todo tipo de electrodomésticos, que son tan dañinas para nuestro cuerpo humano, y estamos rodeados completamente de ellos. Mejora la capacidad del ser humano ante las situaciones de estrés, mejora el sueño, sobre todo cuando estamos así eso que sabemos "me encuentro mal y no sé qué me pasa", ¿no?, y no tengo nada, pues realmente en tres-cuatro semanas notamos que mejora. No tiene ninguna propiedad terapéutica ni cura ni, ni... pero...

Locutora: Pero armoniza. Relaja.

Ramiro: Exacto, exacto.

Locutora: ¿O sea, que estaría recomendada para quiénes?

Ramiro: Pues mira, para personas que sufran desequilibrios emocionales, que tengan problemas de sueño, de circulación, reumatismo, dolores, dolores musculares de todo tipo, cuello, espalda, rodillas, artritis, migrañas, caderas, y sobre todo las personas que estén sometidos, sometidos y sometidas a una intensa acción de estress.

Locutora: Ya. Ahí los deportistas también, me imagino.

Ramiro: Todos, todos, todos, ¿eh?, lo pueden usar todos y muy especialmente los de tenis y los de golf, deportistas de la talla de Rafa Nadal y Carlos Moyá lo han utilizado en sus sistemas de rehabilitaciones; también lo hicieron George (sic) McEnroe y Boris Becker.

Locutora: O sea, que sería un buen regalo.

Ramiro: Regalarlo... un buen regalo para alguien... si tenemos a alguien que esté un poquito desequilibrado o está mal, se encuentra mal, por supuesto: estamos regalando bienestar, más energía y menos estrés, y quien se sienta mal nos lo va a agradecer. ¡Ah!, y tengo que decirte, Begoña, que no es un "producto milagro": hay más de cien estudios realizados al respecto; en el último, concretamente, del British Medical Journal, lo pueden consultar en nuestra página, www.publipunto.com, que avalan esta terapia que utilizan millones de personas en todo el mundo.

Locutora: ¿Cuánto cuesta Harmony Zen?

Ramiro: Pues mira, su precio es de 120 euros, pero vamos a celebrar la llegada a España, después de venderse en más de dos millones de unidades en todo el mundo, tenemos una oferta sensacional, vamos a poner hoy veinticinco unidades a tan solo 69,95 euros. Por este precio puede ser suyo y disfrutar de todas sus ventajas. Usted va a recibir la pulsera Harmony Zen, consiste en juego de piedras semipreciosas para utilizarlas según tenga el día, todo ello en un estuche de lujo precioso, solo tiene que llamarnos al 902 180 190, 902 180 190, o entrar en nuestra nueva página web publipunto.com, la mayor teletienda de Europa. A los veinticinco primeros pedidos les haremos un regalo, un regalo sorpresa, esos veinticinco primeros pedidos, y si pagan con tarjeta de crédito los gastos de envío corren de nuestra cuenta. Ah, y por supuesto, entrega en veinticuatro horas, mañana lo tiene usted en su casa.

Locutora: Pues ya saben, 902 180 190 o publipunto.com. ¡Adiós, Ramiro!

Ramiro: Hasta luego, buen día.

Seguro que les suena, ¿verdad?

Publipunto es una de esas empresas (muchas empresas) que se aprovechan de la lentitud (por no decir completa inoperancia) de las autoridades a la hora de controlar el lucrativo mercado de los "productos milagro". Y si lo de las timopulseras holográficas (de las cuales, cómo no, Publipunto también tiene una) aún podría justificarse por la relativa novedad de esta moda, el caso de la Harmony Zen no: la transcripción de más arriba corresponde a la primera vez que yo escuché el anuncio, en una emisión de Onda Cero del 28 de mayo de 2009, que imagino no sería la primera, ni mucho menos. Ni la última, claro.

¿Y qué es eso de la Harmony Zen? Vamos a ver qué nos cuenta la web de Publipunto:


Empezando por el principio, a modo de introducción, dice la página que

Según un informe del Centro Nacional de Medicina Alternativa de Estados Unidos, la terapia Magnetica actúa pasivamente sin provocar dolor ni efectos secundarios, es auto-aplicable externamente en cualquier parte u órgano del cuerpo afectado. (sus campos penetran tocando desde fuera cualquier órgano), regula y estabiliza los niveles de pH. (cosa importantísima para la salud) elimina los excesos de polaridad tendenciosa en el organismo generada por la influencia de las emisiones electromagnéticas de aparatos electrodomésticos, ayuda a eliminar (limpiar) el colesterol y/o triglicéridos en arterias y venas. Se incrementa el flujo sanguíneo y mejora la capacidad de transportar oxígeno a las células, facilitando la recuperación de la salud.

Lo cual resulta absolutamente asombroso. Y digo absolutamente porque no solo me ha sorprendido a mí al leerlo, como supongo que también sorprenderá a los pardillos clientes de la pulsera cuando se topen con este texto. También sorprendería, con toda seguridad, a los responsables del Centro Nacional de Medicina Alternativa de Estados Unidos, que como se pueden imaginar, no dicen ninguna de semejantes cosas. De hecho, sus conclusiones son bastante más modestitas:

Hasta ahora la investigación científica no apoya firmemente la conclusión de que los imanes del tipo que sean puedan aliviar el dolor.

Los ensayos clínicos han arrojado resultados conflictivos. Existe una gran preocupación acerca de la cualidad y el rigor de los estudios llevados a cabo hasta la fecha, por lo que sería deseable que se realizasen estudios adicionales, mayores y de mayor calidad.

La Administración Federal de Medicamentos y Alimentación (FDA) no ha aprobado la comercialización de imanes con afirmaciones acerca de que tengan efectos beneficiosos para la salud (tales como “alivia el dolor de la artritis”).

Existen algunos ejemplos de uso de electroimanes en la medicina convencional. Por ejemplo, los científicos han comprobado que los electroimanes pueden ser utilizados para acelerar la curación de gracturas óseas que no están curándose bien. Más corriente aún es el uso de electroimanes para explorar áreas del cerebro. Sin embargo, la mayoría de los usos de imanes por parte de los consumidores para intentar aliviar el dolor están considerado como tratamientos alternativos, dado que este uso no ha sido comprobado científicamente.

Es importante señalar que aunque los resultados de algunos de los hallazgos de los estudios científicos han sido intrigantes, ninguna de las teorías o afirmaciones [acerca de su supuesto mecanismo de acción o propiedades terapéuticas] ha sido demostrado de forma concluyente.

De hecho, el punto 8 del informe muestra un fenómeno que seguramente resultará conocido a cualquiera que se haya interesado un poco por esto de las pseudoterapias: cuanto mejor es un estudio desde el punto de vista metodológico (y, por tanto, más fiable), menos positivos son sus resultados.

Dice también la web de Publipunto que

Además otras investigaciones publicadas en la revista British Medical Journal atribuyen beneficios a la magnetoterapia en pacientes con síndrome de fatiga crónica, estrés, migrañas o depresión.

Y el Ramiro de la emisión transcrita decía también, tras mentir con todo el morro afirmando que el cachivache "no es un producto milagro", que

hay más de cien estudios realizados al respecto; en el último, concretamente, del British Medical Journal, lo pueden consultar en nuestra página, www.publipunto.com, que avalan esta terapia que utilizan millones de personas en todo el mundo.

Lo cual es, de nuevo, asombroso para mí, para cualquier otro lector, y, cómo no, para el British Medical Journal. De hecho, yo no consigo encontrar ningún estudio en dicha revista aparte de este, en el que ciertamente sus autores llegaron a la conclusión de que

El dolor por osteoartritis de cadera y rodilla decrece cuando se lleva una pulsera magnética.

Lo cual sería una confirmación, al menos parcial, de las afirmaciones de Publipunto si no fuera porque los autores del estudio añaden justo a continuación que

Es incierto si esta respuesta se debe a efectos específicos o no específicos (placebo).

Y es que como cuentan los autores del artículo, el principal problema con el que se encontraron en su investigación era precisamente el del "doble ciego" para poder evaluar los efectos específicos de las pulseras (si es que los tienen) frente al placebo. El problema es bastante evidente: si al grupo de control se le hubiese proporcionado una pulsera sin imantar, los sujetos se hubieran podido dar cuenta del engaño simplemente comprobando que no atraía las llaves ni se pegaba a la nevera. Para evitarlo, los investigadores recurrieron a una pulsera placebo débilmente imantada, pero no les sirvió de mucho: sus datos muestran que los pacientes se dieron cuenta de todos modos.

Un estudio que, por cierto, encontré a través de PubMed; como pueden comprobar, diga lo que diga Ramiro en la web de Publipunto no hay nada ni remotamente parecido a un artículo del British Medical Journal (por razones obvias). De hecho, solo hay un artículo y no es precisamente científico que digamos; este:




Del cual no les transcribo nada porque, como pueden apreciar, sencillamente no se lee en absoluto y tampoco he sido capaz de encontrarlo en la edición en línea de La Razón (supongo que incluso medios como este tienen sus límites a la hora de lo que mantienen en línea y lo que prefieren relegar al olvido de la forma más discreta posible). Lo único que se puede apreciar es a Rafa Nadal, de quien también afirman en la web y la cuña radiofónica que usa la dichosa pulserita. Irónicamente, como pueden ver, en esta foto al menos aparece sin ella.

Pero quizá no tengamos por qué ponernos tan quisquillosos. Al fin y al cabo, recordarán que Ramiro dijo en su momento, justo tras afirmar que la pulsera esta no es un producto milagro (y dado que se trataba de una emisión radiofónica y no televisiva, no podemos constatar cuánto le creció la nariz al decirlo), que

hay más de cien estudios realizados al respecto

Así que seguro que la web nos dará las referencias de esos "más de cien", ¿verdad?

Exacto: no.

De hecho, en el apartado de "Estudios y publicaciones" de la web del producto, aparte del ilegible escaneo de La Razón (que, insisto, no soy capaz de leer, pero que más que un estudio científico me da la impresión de ser un publirreportaje de tercera) sólo se citan otras cinco. La primera es

MedlinePlus (Reuters Health, Fuente: Journal of Clinical Psychiatry) Wednesday, 16 de July de 2008   Pacientes con depresión que no responden a terapia farmacológica obtendrían alivio mediante varias aplicaciones de estimulación magnética, un tratamiento no invasivo que altera la actividad eléctrica del cerebro mediante el uso de campos magnéticos, demostró un equipo de científicos en Boston.El equipo dirigido por el doctor Alvaro Pascual-Leone, de Beth Israel Deaconess Medical Center, estudió los beneficios de aplicarles estimulación magnética transcranial reiterada (rTMS, por su sigla en inglés) a 16 pacientes con depresión que no respondían a la terapia estándar. Ellos sí respondieron a 10 días de tratamiento con rTMS.El equipo controló a los pacientes durante 4 años, en los que identificaron 64 ataques de depresión. La respuesta al tratamiento se definió como una disminución de un 50 por ciento o más del resultado en la HAM-D, indica el estudio.Cerca de la mitad de los pacientes respondió a la repetición de rTMS, informó el equipo en Journal of Clinical Psychiatry. La disminución promedio en la HAM-D fue del 64,8 por ciento.Las sesiones de rTMS se administraron con cinco meses de diferencia. Los pacientes tratados con rTMS permanecieron hasta  43 meses sin utilizar antidepresivos.El procedimiento fue bien tolerado y seguro durante el estudio, concluyó el equipo.

Si tienen curiosidad no hace falta que se vuelvan locos buscando en Medline, en Reuters Health o en la revista citada. En primer lugar porque ya lo he hecho yo, así que aquí tienen el "abstract" del artículo (de nada). Y, en segundo lugar, porque como es evidente la estimulación magnética transcraneana tiene la misma relación con las pulseritas de marras que la que pudiera tener yo con el arzobispo de Constantinopla, la cuña radiofónica de Ramiro con un artículo de Science o, en fin, la web de la Harmony Zen con lo que establecen nuestras leyes acerca de la información comercial honrada.

Web que, siguiendo en su línea, nos proporciona un nuevo motivo de asombro, pasmo y estupefación, porque la siguiente referencia es nada menos que

1930 “The Magnets and their wonderfull ability to help in the cure of various” Philippus Theopharastus Paracelsus von Hohenheim (médico suizo, químico y filósofo del siglo XVI). Abarca areas tales como epilepsia y fracturas de huesos.

Como ustedes saben leer muy bien (defraudando así las espectativas que sin duda se hizo quien redactó la referencia), se trata nada menos que de un texto de Paracelso. Que se murió en 1541, pero que para los vendedores de la Harmony Zen sin duda debe de estar de rabiosa actualidad, y en esto les doy un poco la razón: Paracelso sentó las bases de la charlatanería pseudomédica y, como vemos, en realidad no han cambiado tanto desde entonces.

La web nos obsequia a continuación con

1812 “Magnetic therapy for treatment of pseudoarthrosis” Dr. John Birch (Médico y cirujano londinense). Abarca el estudio de los falsos empalmes del hueso de la unión anormal entre las piezas del hueso.

Que al menos sí es real, y hasta tiene su interés. Aunque las referencias son difíciles de obtener, según parece este buen hombre fue un precursor en el estudio del electromagnetismo para el tratamiento de las fracturas óseas. Lo cual, de nuevo, tiene muy poquito que ver con las barbaridades que prometen los vendedores de la pulsera, de modo que aunque la referencia no tuviese ya cerca de dos siglos, tampoco serviría de gran cosa.

Y de menos aún sirven las dos que nos quedan. La primera,

1905 “Healing effect on rheumatic diseases, sciatica and neuralgia”. Dr. Kreft (Alemania). El informe también incluyó tratamientos acertados de espasmos y de convulsiones. 

más o menos por lo mismo:  tener que recurrir a citar a un desconocido "Dr. Kreft" en un estudio de hace más de cien años es como intentar vender un coche asegurando que su técnica viene avalada por los trabajos que hizo un ayudante de taller de carruajes durante la guerra ruso-japonesa. Lo cual no está mal del todo si tenemos en cuenta que la última de las referencias es nada menos que


1926 “ A Bi-Polar theory of living processes”, Dr. George Crile. Trabajo que discute el impacto de imanes en las células del cáncer.

George Washington Crile fue un médico y cirujano brillante, desde luego. Pero por desgracia también sostuvo teorías absolutamente disparatadas, que le llevaron a intentar resucitar a los muertos o a intentar curarlo todo, pero todo, todo, mediante denervación adrenal. Su teoría bipolar pertenece a esta segunda faceta, que podríamos llamar "lunática" con toda justicia si tenemos en cuenta que, al fin y al cabo, el buen señor cuenta hasta con un cráter lunar bautizado en su honor.

Y Publipunto. No hay más referencias, no hay más datos, salvo la carcajeante promesa de que, además, la Harmony Zen combina todas estas propiedades con la gemoterapia, incluyendo un bonito juego de piedras de colorines. Vamos, dos creencias mágicas por el precio de una.

En fin, que visto lo visto, uno empieza a dudar de la pulserita esta. Y no solo de que tenga esas propiedades terapéuticas y que pueda curar todas esas cosas que Ramiro, como avispado vendedor que es, nos contaba en la cuña radiofónica. Sí, ya saben, justo antes y después de decirnos, por si las moscas (sobre todo las legales), que

No tiene ninguna propiedad terapéutica ni cura ni, ni... pero...

...pero es que, como digo, estoy hasta empezando a dudar de que el campo magnético de la pulsera alcance esos 2600 gauss. En lo cual, como en tantas otras cosas, la Harmony Zen tampoco sería original...



Vamos, que esto no es nada nuevo. Como tampoco es nuevo que haya gente que pique en estos timos, o que las autoridades de consumo miren tranquilamente hacia otro lado.

Un panorama deprimente, ¿verdad? Menos mal que tenemos la Harmony Zen y paparruchas similares para curarnos la depre...


Nota: recopilando enlaces me he topado con esta interesante entrada de El Blog de Alberto sobre las pulseras. Conste.

8 comentarios:

  1. En fin supongo que como yo, estás cabreado pero no extrañado. Si es que ya conoces el dicho: "mientras haya bobos habrá engañabobos". Los bobos son legión, y los que se aprovechan de ellos, sin embargo... también.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. ¿Y dónde están las organizaciones de consumidores? Al menos ellas deberían decir algo.

    ResponderEliminar
  3. Si te fijas, en la película de X-men, Magneto lleva un pulsera de estas :P.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Uraniburg0:00

    Yo recibi tratamiento de magnetoterapia en una clínica Fremap por una fractura de clavicula que no queria consolidar y bueno .... no tengo opinión clara. Parece ser que si está demostrado que aplicar campos magnéticos variables si que favorecen la cura de fracturas oseas. Resalto lo de que sean variables, los fijos no.

    Si alquien quiere un "equilibrador magnético" de 2600 gauss por solo 0,50 € :

    http://www.aimangz.com/industriales/neodimio/aro-pequeno

    Perdón por la publicidad pero si alguien cree en todo esto que por lo menos sea por muy poco dinero.

    ResponderEliminar
  5. Perdonado Uraniburg,
    Con ejemplos como los de esa página por fin tengo clara la ENOOORME potencia de un imán de 2600 Gauss.

    ResponderEliminar
  6. TESTIMONIO IRREFUTABLE:

    Cuando me rompí la muñeca me la enyesaron y el médico alopático de la corporación occidental que lidera la OMS me aseguró que en 30 DIAS se me soldaba.

    Por suerte, a los diez días, mi horóscopo me sugirió consultar a un médico homeópata energético-naturo-orientalista, me recomendó una PULSERA MAGNÉTICA que adquirí sólo por 200 euros.
    ¡¡¡¡En 20 días mi muñeca sanó!!!!!

    A ver qué dicen ahora, eh??? eh??? a ver que dicen.

    ResponderEliminar
  7. PORUNDEPORTESINDOPING,JA,JA22:49

    Yo creo que vosotros los "despiertos" no os daís cuenta de que a los ciudadanos, en general, se la trae al pairo que el cachibache de marras esté científicamente validado o no. Al carnicero de mi barrio entre currar y entrenar para los maratones que se zampa el muy bestia tiene de sobra. Cuando llega a casa no se va a poner a investigar con vuestro "rigor", ni falta que le hace. Bastante tiene con descansar. En su grupeta le dicen que "funciona" y... el va y se la pone. Punto. Si no funciona pues soltará dos cagamentos por los 30 € y ¡hala! a abrir la carnicería y luego a entrenar. ¿Es bobo el carnicero? evidentemente no. A lo mejor, lo que tenéis vosotros, los listos, tan listos, es demasiado tiempo libre. ¡Jesús que tropa!

    ResponderEliminar
  8. Uraniburg11:38

    Bah a los bobos les gusta llevar capirotes que pongan soy tonto del culo o quien dice capirotes dice pulseritas mágicas. Darse cuenta de que se está cometiendo una "boberia" de este tipo no es de tener tiempo libre si no de tener una posición crítica y escéptica ante cualquier información que le llega a uno.

    ResponderEliminar