29 de enero de 2010

Reforma de la Ley de Libelo

Como ya hemos comentado en alguna ocasión (por ejemplo aquí, sin ir más lejos), la legislación inglesa sobre el libelo es una auténtica losa para la libertad de expresión. A nivel mundial, porque cosas como sus costes astronómicos o la posición casi insostenible en la que dejan a los demandados no son algo que padezcan solo los ciudadanos ingleses, ni mucho menos. Para la Justicia británica cualquier vinculación, por mínima que sea, con Inglaterra o con algún ciudadano inglés es suficiente para extender su jurisdicción a cualquier ciudadano de cualquier país.

Una legislación que atenta tan evidentemente contra la libertad de expresión es algo que merece el rechazo de cualquier persona con un mínimo de consideración hacia este derecho tan básico y fundamental.

Como cuenta Luis Alfonso Gámez en Magonia y Círculo Escéptico, la Libel Reform Coalition ha organizado una campaña para solicitar la reforma de esta legislación.

Su objetivo inmediato es reunir 100.000 firmas para impulsar esa en el Parlamento Británico, y como pueden comprobar ya tienen muchas, algunas bastante ilustres y otras mucho más modestitas (como la mía, aunque puedo presumir de ser el primer español que firmó), pero hacen falta más. Así que ya están tardando ;-)


P.S.: Ya que estamos, les cuento un par de cosillas:

- Respecto a la demanda de la BCA, el próximo mes de febrero se celebrará la vista de la apelación del Dr. Singh. Bueno, suponiendo que Simon Singh sobreviva al suicidio homeopático del próximo sábado. La Sala estará compuesta por los principales magistrados de la Corte de Apelaciones, lo cual da una idea de la expectación que ha levantado este caso no ya entre el público en general, sino también en el mundillo de la judicatura británica.

- Y, hablando del suicidio homeopático, ya tiene convocatoria oficial en Madrid.

- Y hablar de Simon Singh y la BCA nos lleva a hablar sobre la quiropráctica. Más pronto que tarde habrá alguna fuente de buena información sobre esa pseudoterapia en nuestro idioma, ya lo verán. Pero mientras tanto no se pierdan esta. Merece la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada