30 de diciembre de 2010

Escepticos


Y para ir abriendo boca...


22 de diciembre de 2010

Estas fiestas regale escepticismo

Sí, llego tarde a la celebración del Día del Escepticismo; por suerte la gran cantidad y, sobre todo, calidad, de blogs que han participado en la iniciativa que lanzó hace un año Proyecto Sandía hace que no se me eche de menos. Pero, aunque tarde, también quisiera poner mi granito de arena, en forma de sugerencias para regalar en estas fechas en las que todos nos ponemos tan generosos, tan consumistas y tan derrochadores. Solo que, a diferencia de las que propone hoy mismo Javier Cavanilles, las mías están pensadas específicamente para ser regaladas a esos crédulos impenitentes que todos tenemos en nuestro entorno. A ver qué les parecen.



1.- Para creyentes en la terapia magnética: dos pulseras magnéticas.

Pues sí, no una, sino dos pulseras magnéticas chachipiruli de esas que te curan hasta las carreras de las medias y los calcetines. ¿Y por qué dos? Bueno, pues para hacer una demostración tan sencilla como esta:




2.- Para creyentes en los orbs: generador de orbs fotográficos.



Para los no iniciados, los orbs son esas manchas redondas que aparecen a menudo en las fotografías, sobre todo cuando se toman con flas. Para muchos creyentes en lo paranormal se trata de fantasmas (sí, así como suena), esferas de energía (ya sabemos que "energía es ese algo capaz de explicarlo todo") o, simplemente, un fenómeno inexplicable como la copa de un pino. En cambio, para quienes saben algo de fotografía y/o tienen dos dedos de frente, se trata simplemente de la luz reflejada por partículas en suspensión.

De modo que para generar un buen número de orbs no hay más que incrementar la cantidad de partículas en suspensión con algo así como esto:


Llénelo de agua, lance un par de rociadas de agua, y ¡a sacar fotos paranormales como churros!



3.- Para creyentes en las pulseras del equilibrio: la Tower-Balance.


Ya sabemos que las pulseras del equilibrio son tan poderosas que pueden llegar a ascender a alguien como Leyre Pajín a la categoría de ministra. O, alternativamente, que pueden llegar a hacer descender tanto el Ministerio de Sanidad como para que lo dirija Leyre Pajín, como ustedes prefieran.

El caso es que los creyentes en la efectividad de esos cachivaches aseguran que mejoran el equilibrio y esas cosas, así que nada mejor para ponerlo a prueba que esto:


No tienen más que comprar el juguete, sustituir los monigotes por Power-Balance u otra timopulsera de su elección, y hala, a demostrar quién tiene mejor equilibrio.



4.- Para creyentes en la homeopatía: el Desafío Homeopático.


Quien más, quien menos, cuenta también con algún creyente en la homeopatía entre sus familiares y allegados, ¿verdad? Bueno, pues seguro que les gustará... eh, no, no les gustará, pero seguro que les viene como anillo al dedo nuestro Desafío Homeopático.

La cosa consiste en comprar algún potinque homeopático de esos que vienen en tubitos, numerarlos, vaciar alguno o algunos de ellos y volver a llenarlos con lactosa pura. Bueno, quiero decir con lactosa pura no dinamizada, claro.



Y luego no hay más que entregárselos a nuestro homeópata de la familia desafiándole a que descubra qué tubitos contienen el remedio milagroso y cuáles no. Puede emplear los medios que quiera: llevarlos a analizar, tomárselos a ver si le provocan alguna reacción patogenética o, ya puestos, invocar al espíritu de Hahnemann mediante la Ouija. Da igual: no lo acertará...



5.- Para creyentes en la Sábana Santa: ¡Encaje al Cristo!


Y, para finalizar, una genial idea que he tomado de aquí. Basta con hacerse con una reproducción de la Sábana Santa (como esta, aunque también pueden descargarla de internet e imprimirla o, simplemente, dibujarla) y un muñequito de Jesucristo (el autor del post recomienda este, aunque este otro tampoco está mal), y luego intentar envolver el muñeco con la Sábana de modo que encaje con el dibujo. Tarea desde luego nada fácil:




En fin, como ven la diversión está garantizada... al menos para ustedes. Y en cuanto a sus amigos crédulos, me temo que lo más probable es que sigan tan convencidos como siempre, pero al menos dejarán de darle la brasa con sus disparates. Algo es algo, ¿no?

Pues eso. Y feliz solsticio.

20 de diciembre de 2010

Jamón


Y si a alguien no le gusta, que se aguante.

(Imagen obtenida de El gran jamón)




Actualización a 20 de diciembre. Cito de aquí:

José Reyes reconoce que en toda esta historia hay una víctima "y no soy yo, a pesar de que estoy padeciendo ataques de ansiedad y arritmias. La víctima es el pobre chico, que además de sufrir abandono de sus padres en cuanto a su trayectoria académica se refiere, está siendo objeto de una educación intolerante y fanatizadora", señaló.

Ante lo cual no hay más que decir.

18 de diciembre de 2010

El fuero y el huevo

Ya sé que la expresión habitual es la de "el fuero o el huevo". Vamos, que se suele plantear como la renuncia a algo material para mantener un derecho, un privilegio o la propia honorabilidad. O, más comúnmente,  la renuncia a un derecho a cambio de una compensación.

Pues no. En este caso hay que luchar por el huevo, pero también por el fuero.

Aunque el huevo también tenga bastante de fuero (y ya dejo los juegos de palabras, de verdad): la llamada "Ley Sinde", colada de rondón en una Disposición Final del Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible, me parece bastante impresentable desde un punto de vista jurídico y en el marco de un Estado de Derecho. Unir unas consecuencias jurídicas previstas inicialmente solo para graves delitos a un procedimiento con menos garantías que la tramitación de una multa de tráfico (que ya es decir) será algo muy satisfactorio para esa industria "de contenidos" que aún no se ha dado cuenta de que estamos ya en el siglo XXI, pero a cualquier ciudadano le debería poner los pelos de punta, por lo que supone y, sobre todo, por el precedente que implica.

Pero el fuero, ¡ay!, el fuero es la gota que colma el vaso. Como cuenta Antonio Delgado, la "Ley Sinde" no es solo un despropósito en sí misma, sino también por el proceso que ha llevado a su creación y, salvo que ocurra algún milagro, su inminente aprobación. Un proceso que se resume en una larga serie de presiones a nuestros gobernantes (¿teóricos gobernantes?) por parte de EE.UU. seguidos por las correspondientes claudicaciones de estos.

Como bien recuerda Javi Peláez, la soberanía nacional reside en el pueblo español. Así lo dice la Constitución y así debería ocurrir en cualquier país. Pero casos como el "Sindegate" o el aún más sangrante de las presiones norteamericanas (y las cesiones de nuestro Gobierno) para evitar el proceso judicial por la muerte de José Couso muestran que  nuestro Estado social y democrático de Derecho tiene también más de una faceta de república bananera. Solo que sin la república, claro.

Y no sé si podremos arreglar eso ni de qué manera. Pero, al menos, que conste que algunos, muchos, no estamos en absoluto de acuerdo con esta politica del "mande usted" y "sí, bwana".

15 de diciembre de 2010

La homeopatía en peligro (ahora sí)





A principios de 2007, los partidarios de la homeopatía emprendieron una recogida de firmas que encabezaban así:


Daba miedo, ¿verdad? Según esta gente (cito textualmente de la copia conservada aquí)


Si no hay cambios en el borrador, sus consecuencias podrían ser:
- Desaparecerán todas las ampollas inyectables,
- Desaparecerán todos los medicamentos orales con más de un componente si alguno de sus componentes está en una potencia inferior a D4.
- Desaparecerán todos los preparados en potencia D4 o menor.
- Desaparecerán todas las vías de administración distintas de las orales o las externas,
- Los medicamentos homeopáticos  en peligro, mencionados mas arriba, deberán someterse a un registro similar al de los fármacos químicos alopáticos; algo técnicamente inviable (3).


Pero, ¡ay!, era una falsa alarma. Tal y como contamos por aquel entonces, el temible Real Decreto, en lo relativo a la homeopatía, era una copia prácticamente textual del RD 2208/1994, que regulaba la autorización y registro de los "medicamentos" homeopáticos desde hacía más de una década.


Un año después, en 2008, las multinacionales hermanitas de la caridad homeopáticas lanzaban una nueva campaña, bajo el lema "Homeopatía Sí", que aún sigue vivita en la red. Yo la conocí cuando recibí un alarmante correo electrónico en el que me pedía con urgencia mi firma contra, cito literalmente, una ley para acabar con la homeopatía, pero su objetivo era bastante más prosaico: tal y como decía entonces la web de la plataforma


Estimado amigo o amiga,
El Ministerio de Sanidad y Consumo quiere publicar una Orden Ministerial claramente negativa para la homeopatía, ya que en ella se demandan unas tasas desorbitadas para los medicamentos homeopáticos, se niega la posibilidad de incorporar innovaciones farmacéuticas y, en definitiva, no se tiene en cuenta la especificidad de estos medicamentos.
De aprobarse con su redacción actual, esta Orden puede suponer una reducción drástica de los medicamentos que actualmente se encuentran disponibles en el mercado, con la consiguiente limitación de las opciones terapéuticas para las afecciones tratadas con estos medicamentos, desde alergias hasta nerviosismo infantil, dermatitis e incluso en cuidados paliativos, donde la homeopatía se utiliza para reducir efectos secundarios de la medicación convencional y mejorar la calidad de vida del paciente.


Y es que el quid de la cuestión, como también contamos en su momento, era precisamente ese, que la Orden Ministerial iba a obligar a los laboratorios homeopáticos a pagar tasas de registro. Y no podemos decir que les iba a obligar a pagarlas como a cualquier otro laboratorio farmacéutico porque no era el caso: en realidad la tasa para la autorización de "medicamentos" homeopáticos es bastante más reducida que la prevista para los convencionales. Pero, vaya, la pela es la pela (otra cosa es que sea alguien capaz de determinar cuánta pela, como también comentábamos en la entrada; con los números que hacían los laboratorios homeopáticos, desde luego, resulta imposible), y si las industrias bondadosas ONG homeopáticas podían ahorrársela, pues mejor para los bolsillos de sus accionistas, claro.


Bueno pues el tiempo pasó, el Decreto de Registro resultó aprobado (manteniendo el trato especial para los productos homeopáticos, a los que se dispensa de la obligación general de demostrar su eficacia), y el proyecto de Orden Ministerial se quedó en un cajón de algún recóndito lugar del Ministerio de Sanidad, de modo que las empresas organizaciones filantrópicas homeopáticas siguen gozando de una impunidad fiscal que ya quisiera para sí cualquier otra sociedad.

Y en estas resulta que ahora llega una noticia que sí que puede suponer un peligro serio y real para la homeopatía, y no tenemos ni campaña, ni firmas, ni lloriqueos para conseguir una excepción al pago de tasas, ni nada de nada.

Les cuento. Tal y como dice esta noticia,



El Consejo de Europa persigue los medicamentos falsos
El Consejo de Europa ha acordado la primera regulación internacional que persigue la fabricación, distribución y venta de medicamentos falsos. 

Vale, dirán ustedes, pero los productos homeopáticos, aunque sean de coña, a efectos legales son medicamentos y por tanto "verdaderos", ¿no? Bueno, técnicamente sí, pero esa cuestión la dejaremos para otro día. Lo que ahora nos interesa viene justo en la frase siguiente. La que dice que

También actuará si se lanzan al mercado productos que no hayan conseguido la autorización pertinente, aunque no sean nocivos [el subrayado es mío].

De hecho, en el documento de trabajo del Comité de Ministros del Consejo de Europa se propone lo siguiente:


Article 8 – Similar crimes involving threats to public health
Each Party shall take the necessary legislative and other measures to establish as offences under its domestic law, when committed intentionally, in so far as such an activity is not covered by Articles 5, 6 and 7:
     a. the manufacturing, the keeping in stock for supply, importing, exporting, supplying, offering to supply or placing on the market of:
          i. medicinal products without authorisation where such authorisation is required under the domestic law of the Party; 

[Artículo 8 - Delitos similares que entrañen riesgos para la salud pública
Cada Estado miembro deberá tomar las medidas legislativas y de otra índole necesarias para establecer como delitos bajo sus leyes nacionales, cuando se cometan intencionadamente, y en tanto estas actividades no estén cubiertas por los artículos 5, 6 y 7:
     a) La fabricación, almacenamiento para distribución, importación, exportación, distribución, oferta de distribución o puesta en el mercado de:
          i. Productos médicos sin autorización cuando dicha autorización sea necesaria conforme a la legislación nacional del Estado miembro.]


Recordemos que España, como Estado miembro, tendría la obligación de adoptar esas medidas legislativas, probablemente modificando el vigente artículo 360 del Código Penal para incluir como delito la venta de medicamentos no ya sin haber realizado el papeleo previo, como se desprende de la redacción actual, sino también sin haber obtenido la preceptiva autorización previa a la comercialización.

Así que volvamos con la homeopatía. Tal y como sospechábamos en su día, y como vinieron a confirmar la Directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios y hasta representantes de la propia industria beneficencia homeopática, ni uno solo de los productos homeopáticos que se venden en España ha sido autorizado como medicamento. Ni uno.

De modo que ya saben: vayan recogiendo firmas, montando campañas contra el malvado Consejo de Europa y demás. Incluso, como último recurso, exijan a la AEMPS que resuelva de una vez sobre los expedientes que tiene sobre la mesa desde 1994, aunque ello les suponga resignarse a que la mayoría sean rechazados por tratarse de productos ilegalizables, o incluso tener que afrontar el duro sacrificio de pagar impuestos como cualquier hijo de vecino. Lo que sea.

Pero háganlo deprisa. Porque si esto prospera, eso de que "vender productos homeopáticos como si fueran medicamentos de verdad tiene delito" puede dejar de ser una expresión retórica y pasar a tener significado literal.


P.S.: Gracias por el aviso, Manuel.

11 de diciembre de 2010

Santos Inocentes: el Padre Ángel

Supongo que más de uno habrá tenido la sensación de que este año los Santos Inocentes han llegado con tres semanas de adelanto tras ver esto:


El acusado absuelto, a quien por aquello de respetar las tachaduras llamaremos Ángel Muñoz Bartrina, no es otro que el llamado Padre Ángel, un sacerdote (o no, vaya usted a saber) que desde hace ya más de dos décadas se dedica a transmitir los mensajes que recibe personalmente de la Virgen del Remedio (bueno, y del Demonio), a captar adeptos y, sobre todo, a recibir jugosas donaciones, tanto en persona como a través de la denominada "Junta de la Esclavitud del Sagrado Corazón de Jesús". Cosa que a lo mejor les resulta conocida, pero es que, según cuentan, el muchacho estuvo un tiempo involucrado en las famosas "apariciones de El Escorial" antes de decidir montar su propio tinglado.

Sea como sea, hace algunos años los familiares de dos de las piadosas contribuyentes a la fortuna del Padre Ángel decidieron querellarse contra él por la comisión de varios delitos de apropiación indebida y estafa. A los que pronto se acumularon otros dos delitos fiscales, porque lo que no terminó de aprender bien el Padre Ángel durante los años de su formación es la conveniencia de tener las cuentas en orden con Hacienda para asegurarse una completa impunidad.

Porque, la verdad, tal y como están las cosas lo de la estafa no va a ninguna parte. Por mucho morro que le hayan echado a la cosa y por muchos incautos a los que hayan desplumado, la legislación y la jurisprudencia españolas suelen considerar que este tipo de actividades no constituyen estafa, aunque desde cualquier otro punto de vista estos individuos sean, sin ninguna duda, unos vulgares estafadores. De hecho, el procedimiento judicial contra el Padre Ángel sufrió una serie de retrasos debidos a que el Juzgado de Instrucción competente rechazaba enjuiciarlo por estafa, aceptando solo las dos acusaciones de delito fiscal. La tenacidad de los acusadores y sus abogados logró que finalmente también se le llevase a juicio como estafador, aunque el resultado, como hemos visto, solo ha sido satisfactorio para el Padre Ángel.

Según se narra en la Sentencia,

Por María Dolores... se ha denunciado que el acusado y personas de su entorno más inmediato, valiéndose de engaños y manipulaciones, convencieron a la hermana de aquélla, actualmente fallecida, Juana María..., para que les entregase el piso de su propiedad, sito en la calle ... en Valencia, simulando la donación mediante una compraventa, toda vez que no hubo contraprestación ninguna a esa transmisión. Además, sostiene aquélla que ésta hizo donación de diversas joyas y cuadros, e incluso suscribió un préstamo ascendente a 15.245,39 euros para la adquisición de un vehículo Ford Mondeo, que se matriculó a nombre de un miembro de la Junta antes referenciada, y de cuyo pago se hizo cargo la misma.

En cuanto a la otra acusación particular, sigue diciendo la Sentencia que

Por Pedro Juan ... se ha denunciado que el acusado y personas de su entorno más inmediato, valiéndose de engaños y manipulaciones psicológicas, captaron la voluntad de su madre Ángeles ... y de él mismo mientras fue de corta edad, desde 1992 hasta 2003, y durante ese lapso temporal aquélla se desprendió de una cantidad de dinero no inferior a 36.000 euros por razón de abono de cuotas, entrega de joyas y aportaciones en efectivo.

Lo malo es que la propia Sentencia cierra ambos antecedentes de hecho diciendo que

No existe constancia de que cualquiera de estos actos dispositivos fuesen realizados por ... movida por algún engaño o manipulación psicológica, pareciendo más bien que los efectuó en pleno ejercicio de su libertad.  

Y es que, como dijo el Fiscal durante el acto del juicio,

no pido pena por estafa porque entiendo que el derecho penal no ampara a incautos

O también, como cita Javier Cavanilles en esta estupenda entrada,

curanderos, milagreros y personas que se mueven en el mundo esotérico no pueden engañar a una persona de cultura media

En consecuencia, y a pesar de que las acusaciones particulares mantuvieron su petición de condena, la Audiencia sentencia que

Los delitos de estafa o apropiación indebida imputados al acusado no han quedado en modo alguno probados, porque de las declaraciones de los testigos comparecidos, excluidos aquéllos que ejercitan la acusación particular, no se desprende que hayan sido forzados o manipulados psicológicamiente para hacer las entregas o donaciones dirigidas al acusado o a la organización de significación religiosa que se ha creado en torno suyo. Antes al contrario, todos los testigos declararon que efectuaron esas transmisiones patrimoniales de buena gana y con la finalidad de colaborar en la realización de las finalidades benéficas que inspiran la actuación del acusado y de la referida organización religiosa. Por lo que poco más puede decirse en torno a la inexistencia de los delitos de estafa o apropiación indebida que son objeto de acusación, porque los actos dispositivos de éstos no han sido movidos por el engaño. Ni siquiera quienes acusan a título particular han sido capaces de probar que sus respectivas hermana o madre actuaron engañadas o forzadas psíquicamente, porque más allá de sus aseveraciones no aparece realizada ninguna prueba al respecto, a menos que se emplee una presunción en contra del acusado, inadmisible en derecho.

Así que ya ven, el Padre Ángel ha seguido en esto los pasos de la que dicen que fue su mentora, y resulta absuelto de los delitos de estafa y apropiación indebida.

Y en cuanto a los delitos fiscales... bueno, la Audiencia no tuvo en cuenta las afirmaciones iniciales del Padre Ángel, que aseguraba que no había presentado sus declaraciones de Hacienda porque creía que como sacerdote estaba exento (sí, ese es el nivel de morro al que llega el individuo), pero sí un informe pericial según el cual es posible que la deuda tributaria que dejó de pagar en cada ejercicio fuese inferior a 120.000 euros, el límite a partir del cual el fraude se considera delito. Y si bien la Audiencia no da por buena esta cifra, dado que la propia Hacienda tampoco hizo bien sus deberes y llegó a una liquidación definitiva no tiene otro remedio que absolver al acusado en virtud del principio de presunción de inocencia.

En definitiva, que el Padre Ángel no tendrá que mudarse desde su convento de Picassent a otro establecimiento sito en el mismo término municipal. Es inocente. Un santo inocente, vamos.

Y sí, es de suponer que Hacienda siga con sus averiguaciones y acabe imponiéndole unas más que crecidas sanciones económicas. Sanciones que podrían incluso hundirle definitivamente el chiringuito, salvo que la Virgen del Remedio lo, ejem, remedie echándole una mano como ya hizo en otras ocasiones (es memorable aquella filmación de la Virgen hablando por boca del Padre Ángel para recomendar a los fieles que comprasen lotería de la Junta). O, bueno, su otro interlocutor privilegiado, Satanás.

Pero, evidentemente, quienes no van a ver ni una perra chica son los estafados, ni sus familiares. Con las leyes en la mano, lo único que pueden hacer las víctimas de este tipo de engaños (como los de los curanderos, adivinos, espiritistas y demás sinvergüenzas) es no caer en la trampa. Ojalá esta historia, como tantas otras parecidas, sirva para que muchos escarmienten, aunque sea en cabeza ajena, antes de que sea demasiado tarde.


Nota Bene: Como Ángeles hay muchos, y Padres Ángel unos cuantos, conviene aclarar quién es el fulano en cuestión. Aquí lo tienen ustedes hace unos años, en pleno éxtasis místico...






...y aquí hace unos días, en pleno... bueno, en pleno banquillo de la Audiencia Provincial de Valencia:




Las fotos proceden de aquí y de aquí, respectivamente.

6 de diciembre de 2010

Robar un muñeco de nieve

Me van a tener que perdonar si no me extiendo en contarles mi opinión sobre todo este lío de los controladores, básicamente porque es muy fácil de explicar: me parece impresentable que se tomen la justicia por su mano montando una huelga encubierta totalmente ilegal. No sé si tienen razón o no, pero hay muchas formas de reivindicar lo que sea sin necesidad de dejar tirados a cientos de miles de personas en los aeropuertos no ya sin servicios mínimos, sino sin siquiera un aviso previo para que los viajeros pudieran intentar modificar sus planes. A partir de ahí el hecho de si los controladores son o no son unos privilegiados o el grado de ineptitud que puede llegar a exhibir este gobierno me parecen cuestiones secundarias en las que, tras lo que ha pasado, no tengo mucho interés en entrar.

Así que, en lugar de eso, o de esas filtraciones de wikileaks que le hacen a uno considerar seriamente la petición del estatuto de apátrida para no pasar tanta vergüenza, dedicaremos este post a comentar una gran noticia de estos días que, con la que está cayendo, corre el riesgo de pasar totalmente inadvertida. Me refiero a esta:


Sí, como lo leen: una señora llama al 999 (el equivalente a nuestro 091) para denunciar el robo de su muñeco de nieve. Cuyo operador le explicó, por supuesto, que ni eso era un delito ni el servicio estaba para esas tonterías.

Venga, no se desesperen y sigan leyendo. Por un lado tenemos la postura de esta señora: le tenía un gran cariño a su muñeco de nieve. Es más: como se deduce de lo que dijo durante su llamada, le ofendió profundamente que alguien entrase en su jardín y se llevase el muñeco.

Pero claro, también hay que comprender la postura de la policía de Kent. Por un lado el muñeco de nieve no teniá ningún valor material, ni siquiera artístico. Por mucho que a la señora le duela que se lo hayan quitado, y por mucho aprecio que tuviera por ese tipo de cosas, tampoco se trata de objetos cuya protección sea sentida como algo necesario por la totalidad de la comunidad. Sí, es cierto que a mucha gente le gustan los muñecos de nieve, y que algunos son muy monos. Es más: probablemente incluso haya una mayoría de gente a la que le gusten los muñecos de nieve y que les encuentre, al menos en algunos casos, ciertos valores estéticos y hasta sentimentales. Pero eso no implica que deban de gozar de la protección del Derecho Penal, nada menos.

Y, por otra parte, por mucho que a la señora le ofenda que le hayan quitado el muñequito, tampoco se puede considerar que la sustracción le haya causado un trauma psicológico (no digamos ya una secuela física) que justifique que este tipo de hechos tengan que ser sometidos a la acción de los tribunales de justicia. Que la señora se disgustó es algo indudable, puesto que si no no se hubiera molestado en llamar a la Policía. Pero que esa molestia merezca protección desde el punto de vista jurídico penal es algo que me parece difícil de sostener.

Como también me parece difícil de sostener desde la perspectiva del propio muñeco de nieve, que por definición no puede ni sentirse ofendido ni nada de nada. Ni siquiera en el hipotético caso de que la señora, o mucha gente, o incluso algún grupo organizado de adoradores de los muñecos de nieve los considerase dotados de algún tipo de sensibilidad o capacidad de raciocinio. Estas cosas deben quedar, de nuevo, fuera de la protección que ofrecen las leyes penales.

Estamos de acuerdo, ¿verdad? Bueno, pues desde Inglaterra vamos a volver a España (aprovechando que el viaje es virtual y no hace falta subirse a un avión) y leamos esto:


Artículo 525 del Código Penal.

  1. Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican.
  2. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna.


Y ahora, dejando de lado el problema de definir qué constituye escarnio y qué no lo es, vamos a aplicarle al artículo lo que hemos visto del robo del muñeco de nieve.

Evidentemente, los creyentes religiosos suelen tener en gran estima sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, hasta el punto de sentirse ofendidísimos no ya por la burla o el escarnio, sino incluso por cualquier cuestionamiento hacia su fe, por inofensivo que sea. Pero claro, esa sensibilidad también está presente en los seguidores del Madrid o el Barça o los defensores y detractores de las corridas de toros. Y no menciono a los clientes de Apple porque me echan abajo el blog ;-)

Parece por tanto necesario olvidarse de la subjetividad de los sentimientos de cada uno y buscar algún dato objetivo que justifique la existencia de este tipo penal. Así que vamos a volver al muñeco de nieve.

Como en el caso del muñeco de nieve, la fe religiosa tampoco tiene ningún valor económico o artístico. Vale, sí, sus manifestaciones sí que pueden tener valor artístico (y económico ya ni les cuento, claro), pero las creencias, en cuanto a tales, no lo tienen.

Más discutible es si la sociedad, como tal, percibe o no la necesidad de protección de las creencias religiosas. Evidentemente muchos creyentes pensarán que sí, y muchos no creyentes estarán seguros de que no, pero la cosa no es tan sencilla como para decantarse por una u otra opción: las encuestas indican que el número de creyentes no para de disminuir y que, por si esto fuese poco, la inmensa mayoría de ellos son, por decirlo suavemente, más bien tibios. Por otra parte, la existencia de distintas confesiones religiosas, con dogmas y creencias a veces totalmente contradictorios, implica que lo que para unos es una creencia básica e incontestable sea para otros una auténtica blasfemia. Y aunque el tipo penal especifique que solo se castigan los actos hechos con la intención de ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa (poniendo de nuevo a los jueces ante otro problema, el de determinar qué intenciones tenía el acusado), tampoco me parece que esto arregle demasiado las cosas: ¿o es que esos comentarios acerca de que el otro día el Barcelona echó una mano al Real Madrid tienen una intención distinta de la de jorobar a los madridistas?

Y tenemos, por último, la cuestión del muñeco de nieve. Es decir, si el muñeco de nieve puede sentirse ofendido. Bueno, me refiero, claro, a los dioses, ángeles, santos o demás personajes sagrados de cada confesión religiosa. Para empezar, me parece bastante dudoso que puedan sentirse ofendidos: si no existen, porque no existen, y si existen, porque se supone que están bastante por encima de estas cosas. Es como si yo me dedicase a insultar a Barak Obama, por ejemplo: que un modesto bloguero de una de sus colonias de ultramar España le critique debe ser algo absolutamente indiferente para todo un presidente de los Estados Unidos. Pues imagínense a un ente sobrenatural capaz de crear el Cielo y la Tierra y todo lo visible e invisible y tal y cual.

Y capaz también, ya puestos, de partir a los blasfemos con un rayo, enviarles siete plagas atroces o incluso mandarlos de cabeza al infierno. Porque, encima, los creyentes ofendidos cuentan con una protección que supera con mucho la que pudiera haber obtenido la señora de Kent frente al robo de su muñeco de nieve: la multa del artículo 525 se puede pagar y los antecedentes penales quedarán cancelados al cabo de unos años, pero el castigo en las calderas de Pedro Botero es para toda la eternidad. Y puede que me quede corto.


Es cierto que aquí no hemos llegado aún a extremos como este o este. Pero esto otro ocurrió en el mismo país en el que se perpetró el gran robo del muñeco de nieve. Y esto y esto, aquí mismo. Y, con o sin estado de alarma, nuestro régimen constitucional está ya suficientemente crecidito como para no caer en esas cosas, ¿no creen?

Yo sí lo creo. Por eso he firmado ya.

2 de diciembre de 2010

¡Cree su propia terapia alternativa!

Hace algún tiempo Esther Samper publicaba en Medtempus (y en el desaparecido diario digital Soitu) una entrada en la que proponía al lector crear su propia medicina alternativa en diez cómodos pasos. Se trata de una guía completísima, muy recomendable. Sin embargo, creo que le falta una cosa: la cuestión de la cháchara.

Verán, hay una ley no escrita (o a lo mejor sí que está escrita, cualquiera sabe) según la cual cuando una disciplina está vacía de contenido, ese contenido tiende a llenarse con palabras. Y cuando mayor es el vacío, lógicamente, mayor es la cantidad de palabras con el que se llena. En el caso de las llamadas "medicinas alternativas" suele ocurrir así: la falta de resultados o de fundamentos reales se suple cómodamente con mucha, mucha palabrería. Que en realidad, por supuesto, no significa nada.

Para el aspirante a creador de su propia medicina alternativa esto puede suponer un serio problema: una cosa es seguir las instrucciones de Esther Samper (basadas por otra parte en los innumerables ejemplos que pululan a nuestro alrededor) y otra muy distinta tener la inventiva suficiente como para llenar páginas y páginas de frases tan rimbombantes como triviales.

Para todos aquellos que carezcan de esa cualidad charlatanesca tan necesaria, hemos creado esto (pulse sobre la imagen o aquí para verlo más grande)



El funcionamiento de la tabla es muy simple: basta con ir construyendo frases empleando un fragmento de cada columna escogido al azar. Por ejemplo, si se nos ocurriera inventar algo tan absurdo como... no sé... esto, podríamos decir que...







Y así sucesivamente; vuelva a cargar la página o pulse F5 si quiere ver otro ejemplo.

La tabla admite miles de combinaciones, todas ellas lo suficientemente grandilocuentes y vacías de contenido como para servir de apoyo y propaganda a cualquier pseudoterapia que se precie.

En fin, que con las instrucciones de Esther Samper y la ayuda de esta tabla, dentro de nada puede tener usted montado su propio chiringuito de pseudocuraciones con un mínimo esfuerzo. Solo deberá tener en cuenta un par de precauciones:


  • Procure evitar el uso de la palabra "curar". Cualquier sinónimo sirve, pero hablar de que puede usted "curar" algo puede traerle alguna que otra complicación. Aunque, eso sí, sin importancia. Y
  • Si su pseudoterapia se basa en la venta de algún producto milagro, asegúrese de reservar un porcentaje de sus ganancias para el pago de posibles sanciones. Pero no se preocupe, que los precedentes demuestran que no va a ser gran cosa.

Adelante, ¡el mundo es suyo!

1 de diciembre de 2010

10:23 "suicidio" homeopático internacional en 2011



Suicidas homeopáticos anuncian reto global


Defensores de los derechos de los consumidores de todo el mundo están siendo convocados a participar en una ‘sobredosis’ global de pastillas homeopáticas para concienciar a la opinión pública de la manifiesta ineficacia de estos “remedios”. 

El ‘Reto 10:23’ (10:23 Challenge), cuya culminación mundial está prevista para febrero de 2011, es la continuación de la protesta llevada a cabo por la Campaña 10:23 en el Reino Unido, que supuso que cerca de 400 manifestantes salieran a la calle para hacer patente su preocupación por la venta de estas pastillas en grandes farmacias como ‘Boots’ y el apoyo a estos ‘tratamientos’ por parte del sistema sanitario público británico.

Michael Marshall, de la Campaña 10:23, ha explicado los planes para 2011: “Este ha sido un gran año en Reino Unido para la sensibilización pública sobre la homeopatía, con médicos, farmacéuticos, políticos y, sobre todo, ciudadanos de cualquier procedencia levantando su voz contra este ‘tratamiento’ totalmente desacreditado”.

“Sin embargo, la preocupación por la homeopatía se extiende más allá del Reino Unido. Por todo el mundo hay ciudadanos que reciben el mensaje de que la homeopatía es un remedio eficaz, a menudo con trágicas consecuencias. Es un problema global que requiere acciones globales”.

“Esta es la razón por la que anunciamos el ‘Reto 10:23’ para 2011. Queremos mostrar la unidad global ante este problema con participantes de más de 10 países y más de 23 ciudades. Nuestro objetivo es conseguir que más de 1023 personas se reúnan durante el fin de semana del 5 y 6 de febrero para demostrar que La homeopatía, ni cura ni nada.”

“Por supuesto, la seguridad es nuestra principal preocupación. No todos los remedios homeopáticos se preparan tan honesta y limpiamente como sus productores dicen, y algunos pueden incluir ingredientes reales que pueden ser potencialmente peligrosos. Siendo conscientes de esta situación, animamos a cualquier ciudadano que quiera participar a preparar sus propios remedios homeopáticos, o a ponerse en contacto con los organizadores para recibir más información (1023es@gmail.com o contact@1023.org.uk)”.

Aunque la participación internacional aún está pendiente de ser anunciada, el reto culminará con una concentración en Manchester el 6 de febrero, durante la conferencia QED, con más de 300 personas participando en la manifestación local contra la homeopatía más multitudinaria que se haya hecho hasta ahora.

La Campaña 10:23 es un movimiento internacional dirigido por la Sociedad Escéptica de Merseyside que pretende sensibilizar a la opinión pública sobre qué es la homeopatía: una industria multimillonaria basada en unos rituales del siglo XVIII totalmente desacreditados desde hace décadas. Esta industria vende a los ciudadanos unos ‘tratamientos’ sin fundamento científico alguno y sin ningún tipo de evidencia creíble acerca de su eficacia más allá del efecto placebo.

A pesar de que suministrar pastillas de azúcar pueda parecer inocuo, en realidad el apoyo a pociones homeopáticas por parte de los servicios y profesionales sanitarios puede acarrear gravísimas consecuencias. En septiembre de 2010, un investigador de la BBC descubrió a varios homeópatas registrados administrando ‘alternativas’ ineficaces de la vacuna triple vírica, y, en 2009, Gloria Sam, una niña de sólo 9 meses, murió a causa de severas infecciones porque su eczema –una enfermedad habitualmente tratada por homeópatas- fue tratado con ‘remedios’ homeopáticos.

Michael Marshall concluye: “La homeopatía ha tenido más de dos siglos para demostrar su eficacia como tratamiento, pero los resultados siempre han sido negativos. Mientras tanto, hay gente a la que están engañando para creer que estas pastillas funcionan, en muchas ocasiones causando auténtico daño. Consideramos que esto es totalmente inaceptable, y el 5 de febrero vamos a demostrarlo públicamente”.

Para más información sobre el Reto 10:23 visita http://1023.org.uk o ponte en contacto con 1023es@gmail.com



Más información
Contacto nacional por correo electrónico o Twitter

¡Bombazo! ¡La acupuntura funciona... como un placebo!

O al menos eso dicen aquí:


Venga, comienza la cuenta atrás. A ver cuánto tardan en contarlo los demás medios de comunicación con grandes titulares del tipo "Estudio demuestra que la acupuntura funciona". Sin darle ninguna importancia al dato crucial de que, cito textualmente, funciona

de forma similar a como funciona un analgésico placebo

Yo apuesto por quince segundos. Por decir algo, vaya.



Actualización de unas horas más tarde: aunque el estudio no ha sido publicado, sí que está disponible aquí una breve nota de prensa. Básicamente, lo que viene a decir es que los investigadores sometieron a dieciocho voluntarios a una serie de impulsos eléctricos dolorosos y analizaron su actividad cerebral mediante resonancia magnética, comprobando que esta variaba en función de si tenían o no clavadas tres agujas de acupuntura en puntos concretos de la otra pierna. En concreto, según los investigadores,

Activation of brain areas involved in pain perception was significantly reduced or modulated under acupuncture.
[La activación de áreas del cerebro relacionadas con la percepción del dolor resultó significativamente reducida o modulada con la acupuntura]. 

Además,

acupuncture also affected brain activation in areas governing the patients' expectations of pain, similar to a placebo analgesic response.
[la acupuntura también afectó a la activación cerebral de áreas encargadas de la expectación de los pacientes ante el dolor, similar a una respuesta analgésica placebo].

Y aquí es donde tenemos un problema, porque según los autores


"Acupuncture is supposed to act through at least two mechanisms —nonspecific expectancy-based effects and specific modulation of the incoming pain signal," Dr. Theysohn said. "Our findings support that both these nonspecific and specific mechanisms exist, suggesting that acupuncture can help relieve pain."
["La acupuntura actúa supuestamente mediante dos mecanismos: efectos no específicos sobre las expectativas y la modulación específica de la señal de dolor recibida", dijo la Dra. Theysohn. "Nuestros hallazgos apoyan la idea de que estos efectos no específicos y específicos existen, sugiriendo que la acupuntura puede ayudar al alivio del dolor"].


Y es que esta conclusión no deja de ser una mera suposición. Es cierto que esa reducción en la percepción del dolor podría deberse a un efecto específico causado en cierto modo por la acupuntura; al fin y al cabo, como vimos no hace mucho, los pinchazos realizados con el suficiente encarnizamiento como para provocar daños en los tejidos subcutáneos activan la liberación de adenosina. Pero también es cierto que podrían deberse igualmente al efecto placebo. Lamentablemente los autores del estudio decidieron no verificar esta posibilidad recurriendo a algo tan simple como el establecimiento de un control mediante el uso de acupuntura simulada.

Lo cual es una pena, porque hasta ahora todo parece indicar que ambas, la acupuntura simulada produce exactamente los mismos efectos que la "de verdad". O más aún.

Pero, como decíamos, los autores del estudio no se han molestado en hacer esta comprobación, a pesar de los imponentes medios de que disponían. Quizá haya que preguntarles la razón a ellos, aprovechando que  más de la mitad trabajan en el mismo sitio...